lunes, 21 de mayo de 2012

Cada profesional en el puesto que merece

La lucha por el talento es un aspecto siempre presente en la agenda de los ejecutivos. Los CEO y otros directivos dedican una gran cantidad de tiempo y recursos a encontrar, desarrollar y destinar a la gente que necesitan en los puestos críticos de la organización. Pero las herramientas convencionales -reclutamiento, retención y programas de desarrollo- no logran mantener a la empresa en la posición que desean sus líderes.

Las reglas del mercado han cambiado. Por eso, abordar la gestión y retención del talento desde un punto de vista diferente, como es la destreza en la toma de decisiones, es actualmente fundamental.

Nacho Ríos, socio de Bain & Company, explica que “el éxito de cualquier organización depende de la efectividad en la toma de decisiones. Es decir, una buena actuación viene de una buena decisión, y de la rapidez y el modo en que se ha ejecutado”. Y los resultados del estudio de la consultora muestran que la efectividad de la toma de decisiones es correlativa a los resultados financieros.

Con todo esto, se desprende que existen tres puntos para mejorar la capacidad de decisión de los empleados.

Identificar las posiciones con mayor impacto en la compañía Éstas, por supuesto, dependen de cómo crea la compañía valor y cómo planifica el crecimiento y expansión en el futuro.

Ríos recuerda que “en este punto es esencial tener en cuenta que no siempre las posiciones clave están ligadas a los altos cargos. Sino que a menudo, las decisiones críticas deben ser tomadas y llevadas a cabo en estratos más bajos de la estructura empresarial”.

Ejemplos como el de Maersk evidencian esta afirmación. En el caso de la firma danesa de contenedores, su estrategia para afianzarse en el mercado chino fue la habilidad para trasladar materiales y productos desde el interior a la costa. Esta medida partió de los jefes de las terminales de río que entraron en contacto con transportistas de China.

Ninguna firma puede ganar la guerra por el talento pensando sólo en los altos mandos. Si se conoce cuáles son los puestos que mayor impacto tienen y se centran los esfuerzos en destinar a las personas de más valía en esas posiciones, la mejora de la empresa es posible.

Evaluar el talento Actualmente, las organizaciones precisan diferentes habilidades y capacidades que en el pasado. El trabajo es más colaborativo, por consiguiente, es fundamental identificar a las personas que pueden trabajar mejor en grupo para obtener mejores resultados. Para lograr esto es vital evaluar el talento y las capacidades de cada empleado.

Según el informe de Bain & Company, muchas empresas dedican ya muchos de sus mayores esfuerzos y recursos en analizar, buscar y potenciar las destrezas de sus profesionales.

Unir profesional con el puesto de trabajo Según Ríos, es una fase vital en el éxito de una compañía. No sólo es importante descubrir el talento que se tiene en una firma, sino asignarlo a la posición más adecuada en que mejor va a encajar y en la que mejores resultados podrá obtener. Sin embargo, en este punto aún hay mucho por hacer, puesto que las prisas y la vorágine diaria a veces no permiten dedicarle el tiempo y el esfuerzo que precisa.