lunes, 30 de enero de 2012

Se busca al candidato perfecto

Casi la mitad de las firmas de búsqueda de directivos auguran que 2012 será un buen año. Las empresas continúan su expansión más allá de sus fronteras, se transforman o cambian su estrategia para adaptarse a la nueva situación. Para ello exigen ejecutivos con experiencia, sobre todo en mercados internacionales, buenos comunicadores y con la determinación necesaria para dar un giro al negocio.

Aunque algunos están amarrados a la silla como si fuera el mejor de sus tesoros, los directivos que ansían un cambio son muchos, y también las empresas que desean incorporar a sus filas a los más capaces para abrir mercado, enfrentarse a una nueva situación o desarrollar y fidelizar el mejor talento. Se buscan directivos que innoven, que sean flexibles y no tengan miedo a afrontar nuevos retos porque, aunque el empleo no fluye como lo hiciera hace cuatro años, hay mercado, sobre todo en el extranjero. “Siempre existen diferencias según los distintos sectores pero vemos una tendencia hacia un perfil internacional, que aporte experiencia en manejo de situaciones de crisis y profesionales que hayan tomado riesgo a lo largo de su carrera”, explica Patricia Santiago, socio de Heidrick & Struggles. De hecho, a diferencia de hace unos años, muchos cazatalentos coinciden en los aeropuertos de camino a distintos países en busca de candidatos.

Las empresas están moviendo ficha y modifican sus estructuras para afrontar el nuevo mercado. Sin ir más lejos, esta misma semana Telefónica anunciaba que reorganiza su estructura global, lo que supone que empleados y directivos que trabajan en las divisiones corporativas en Latinoamérica y Europa pueden ser trasladados a las organizaciones de los países, a las áreas de soporte o, en el peor de los casos, abandonarán la compañía.

Por otra parte, Telefónica Digital ha tomado una participación en una empresa californiana especializada en prestar servicios de cloud computing. Otras del sector, como Yahoo! está en pleno proceso de transformación –uno de los últimos cambios ha sido la salida voluntaria de Jerry Yang, su cofundador–, y también la cúpula directiva de BlackBerry se ha renovado recientemente.

El ámbito financiero también se mueve. La semana pasada Francisco Luzón, consejero de Santander y responsable de América Latina, abandonó el consejo del banco y fue sustituido por Jesús Zabalza, lo que hace pensar en una reordenación de la entidad. Hace unos días BBVA comunicaba que potenciará su red con 400 nuevos agentes financieros. El banco que preside Francisco González fichará estos profesionales entre los prejubilados de las cajas y otros colectivos de aquí a 2014. A estos cambios se suman otros muchos de multinacionales de todos los sectores –buena parte del Ibex 35– que quieren salir o consolidar su posición en los mercados internacionales, y otras tantas que aún están readaptando sus estructuras a la nueva situación con cambios o salidas de profeasionales.

El puente para que ambos, candidatos y empresas, se pongan de acuerdo lo ponen los cazatalentos –headhunter–. En sus bases de datos están los directivos que todas las organizaciones anhelan. El mercado demanda directores financieros, comerciales o de recursos humanos. Estos son algunos de los puestos que quieren cubrir sus clientes, un grupo muy heterogéneo porque, como asegura Guillermo Ruiz Pita, de Egon Zhender, “en general se puede decir que los profesionales más demandados son aquellos que inciden en la cuenta de resultados pero no se puede hablar de posiciones al uso. Por ejemplo, el CEO de Endesa no tiene nada que ver con el de Siemens”.

Los puestos... en el extranjero Entre las posiciones más codiciadas por las empresas, Iliana Cárdenas, socio de Korn Ferry, menciona a los directores generales, comerciales y financieros –“éstos ganan protagonismo en algunos sectores”– aclara. Ruiz Pita también hace referencia a los directores de recursos humanos y coincide con el resto de sus homólogos en que se trata de un sector muy micro que no ha dejado de moverse, aunque desde el año 2009 lo haya hecho a un ritmo menor. En este último periodo, el headhunter explica que uno de los cambios que se ha producido en la demanda de estos ejecutivos tiene que ver con su perfil: “Las empresas buscan personas capaces de afrontar un proceso de transformación. Si el mercado no crece hay que incorporar a alguien que dé la vuelta a la compañía, una situación que han vivido sectores como telecomunicaciones y consumo. También ha habido cambios en el ámbito financiero. Nadie ha escapado a la crisis”.

Según Pablo Bernad, director de Spencer Stuart, no existen sectores más o menos atractivos, sino que hay empresas que en estos últimos años lo han hecho mejor que otras. “Hay doscientos grandes grupos españoles, y también de tipo intermedio, que están pensando en un relevo en sus puestos directivos. Por otra parte, trabajamos con empresas que llevan diez años en el extranjero y con otras a las que le ha sobrevenido la internacionalización y nos solicitan responsables para llevar esa parte”, explica Bernad. Ése es ahora uno de los perfiles más buscados: altos directivos que estén dispuestos a trabajar fuera en puestos de alta responsabilidad.
Plácido Fajardo, socio de Leaders Trust International, también destaca esta posición como una de las más demandadas, sobre todo en puestos en países duros, como Oriente Próximo, Europa del Este o Asia. “Las dificultades aquí consisten en encontrar directivos que conozcan los mercados locales, pero que al mismo tiempo se adapten a la cultura de la empresa española, con escasa aunque creciente trayectoria de experiencia internacional”. Ruiz Pita señala que en su caso han recibido peticiones de empresas de fuera que piden un cambio en los directivos de sus filiales españolas: “El mercado local ha caído tremendamente y sólo las organizaciones que han optado por mercados internacionales se han salvado”. Sin embargo Pedro Goenaga, socio director general de Russell Reynolds, advierte que pese a la oferta y calidad de los puestos –alta dirección en su mayoría–, pocos directivos en activo tienen especial apetito por irse a trabajar fuera “sólo se lo plantean los que están en situación de desempleo”.

Entre los perfiles más complicados de localizar en el mercado con experiencia internacional, “aunque no siempre coincidan con los más buscados”, identifica a los primeros ejecutivos para ocupar posiciones de CEO global o vicepresidente continental o el de global head of risk, para el sector financiero, y los directores generales de multinacionales reconvertibles en CEO de compañías españolas para aprovechar su experiencia internacional “pero que encajen culturalmente y tengan conocimiento suficiente para llevar todas las áreas”.

La capacidad de adaptación del directivo es clave para su incorporación a un nuevo proyecto de carrera. Fajardo lo resume en el marco de las tres ‘I’: “Innovación, impulsar cambios, tomar la iniciativa, asumir riesgos y decidir con valentía; influencia, colaborar eficazmente con otros, comunicar con empatía, ser perseverante, gestionar el conflicto con habilidad; y, por último Internacionalización, estar cómodo en la diversidad multicultural, hablar idiomas, tener amplitud de miras y ser versátil”.