jueves, 30 de octubre de 2014

¿EGO o ALMA para la entrevista?

Antes de profundizar en las diferencias, debes ser consciente de que a la entrevista se va con ambos: ego y alma, porque ambos forman parte de ti. La clave la tienes tu a la hora de prepararte para la entrevista, ya que tu decides qué parte de las dos decides potenciar en cada momento.
 depositphotos.com-digitalgenetics

Desde que me dedico a ayudar a las personas a mejorar profesionalmente, he detectado que la mayoría de los fracasos en las entrevistas suelen estar producidos en su origen por una falta de confianza, seguridad y autoestima del candidato.

Esto se manifiesta de dos modos opuestos, dependiendo de la persona y su carácter y personalidad, podemos encontrarnos con personas que no comunican y se retraen porque no tienen esa confianza y seguridad. En el otro lado, tenemos personas que precisamente por sentirse “amenzados” actúan de un modo excesivo, comunicando demasiado, aplastando la interacción natural que suele (o debe) existir en la entrevista de trabajo porque su intención es que no se note que no tienen esa confianza y seguridad. En ambos casos el resultado es el descarte del candidato en el proceso de selección.

Es por eso que quería compartir contigo esta realidad del ego y el alma que todos tenemos para que te des cuenta de lo importante y diferenciados que puede llegar a ser el realizar una entrevista desde nuestro ego o desde nuestra alma.

EGO

Ve en nuestro entorno peligro, la entrevista es entendida como una amenaza para nosotros.

Todos los comportamientos están pensados en reaccionar a los estímulos. No prepara ni anticipa nada, es pura reacción lo que unido a esa idea de peligro nos lleva a tener una serie de comportamientos de defensa y ataque seguramente poco apropiados o desproporcionados en la entrevista.

Todas nuestras capacidades y habilidades están centradas en el intelecto, análisis y estrategia. El cerebro busca el modo de entender la entrevista para seleccionar la estrategia que nos proteja de ese peligro que ve con comportamientos relacionados con el miedo e inseguridad. En la entrevista no se piensa con claridad y se analiza todo como un riesgo o peligro por lo que la estrategia a utilizar suele ser la de huida o ataque.

Nuestros valores están enfocados en la seguridad, control y autobeneficio. Como ya explicó Maslow en su pirámide, si no nos sentimos seguros necesitamos recuperar esa seguridad tratando de controlar la situación y buscando nuestro bienestar. En la entrevista se trata de tomar el control ya sea hablando demasiado o callando para no dar información que nos perjudique.

La entrevista, al tratarse de un acto social, en el que interactúamos con otro ser humano, nuestra identidad está centrada en nuestro rol social, el que queremos tener o mostrar. Lo que nos lleva a pensar inconscientemente cuál es la imagen que debo dar para “sobrevivir” en esta situación: mostrando mi parte más dominante (persona alfa) o mostrando mi lado más sumiso.

El propósito de la entrevista es obtener el reconocimiento de mi yo profesional y alcanzar el empleo para saciar mi ambición. Si tenemos ese propósito en la entrevista eso será lo que transmitiremos, una imagen de persona ambiciosa que solo busca ser mejor que los demás, con el claro perjuicio que esa imagen crea.

ALMA

Ve la entrevista como una oportunidad, de conocer a alguien, de poder explicar lo que sabe hacer y de mejorar en su búsqueda laboral. Al no ver peligro se está más relajado y se disfruta más de la situación.

Es proactiva, como ve oportunidades quiere participar, explorar y aprender por lo que en la entrevista estará atento e interesado en todo lo que sucede. Su comportamiento será de acercamiento al entrevistador e interés en responder a las preguntas.

Las capacidades que utilizaremos serán las asociadas a la Inteligencia Emocional y a la energía. Esto nos mostrará en la entrevista como personas sociables, empáticas y con un alto nivel de energía y ganas de participar.

Nuestros valores y creencias cuando estamos enfocados en el alma son de servicio y contribución. Al ver la situación como oportunidad pensamos en el modo de contribuir y ayudar a los demás. En la entrevista estaremos atentos a las peticiones del seleccionador y centrados en ayudarle a entender quienes somos.

Nuestra identidad en la entrevista estará relacionada con nuestra misión en la vida. Nos mostraremos como normalmente somos, estaremos en la identidad profesional que solemos o queremos tener. Al responder en la entrevista mostraremos lo que nos apasiona de verdad y lo que realmente nos gusta e interesa.

El propósito que tendremos en la entrevista es mostrar esa visión que tenemos sobre nosotros mismos y lo que queremos conseguir en nuestra vida profesional, nos olvidaremos del puesto para el que hacemos la entrevista porque lo importante somos nosotros y nuestro propósito.

EL EQUILIBRIO

Como decía estamos formados por ego y alma y es importante ir a la entrevista con un equilibrio entre ambas.

Hay que estar alerta para no dejarse llevar y cometer errores, pero también hay que ver la entrevista como una oportunidad.

Debemos ser reactivos y adaptarnos al estilo y tipo de entrevista, pero también proactivos para ir con las ideas claras de lo que debemos decir y no decir.

Nuestra capacidades deben estar en el intelecto, análisis, Inteligencia emocional y energía, así interpretaremos los gestos del entrevistador, analizaremos la mejor respuesta para cada pregunta y nos mostraremos como una persona con energía.

Nuestros valores deben estar en la seguridad, control, servicio y contribución. Es nuestro deber contribuir a que el seleccionador nos conozca, pero teniendo el control y la seguridad de que lo que decimos no nos perjudique.

Nuestra identidad debe estar en equilibrio entre lo social y lo que queremos, aquí hay que ser estratégicos. Lo ideal es ir a una entrevista para un puesto que coincide con lo que queremos, en ese caso no habría problema en dejarse llevar por el alma, pues diríamos cosas que están en el puesto, pero si esa vacante tiene algo que no nos convence podemos delatarnos si no nos centramos en la imagen que queremos dar. Ej. me encanta trabajar de forma autónoma y el puesto es para trabajar en equipo.

El propósito nuevamente debe estar en equilibrio para mostrar una visión de nosotros que esté relacionada con lo que valoran para ese puesto de modo que puedan reconocer en nosotros ese tipo objetivo o interés en la vida.

Ahora que sabes todo esto, ¿has ido con alma o con ego a las entrevistas?
:-)


miércoles, 29 de octubre de 2014

Una imatge val més que 1000 paraules!

e54abe153aa48a81c776a60104513f3e
Un cop hem redactat el nostre currículum el següent pas és incloure la foto. Pot semblar un punt sense massa importància ja que en aquest document hem destacat la nostra trajectòria, el nostre objectiu professional, la experiència, etc. Inclús podríem decidir no ficar cap foto però, en la societat de la informació i els mitjans visuals, aquesta opció pot interpretar-se com que amaguem alguna cosa. Al menys al nostre país, ja que en altres aquest tema està resolt: per evitar la discriminació per qüestions d’ imatge no s’inclou fotografia als documents per aplicar per un lloc de treball.

De totes formes no es tracta de ser més o menys fotogènics, si no que la nostre fotografia ha de transmetre la imatge que volem donar, i també forma part del nostre missatge professional; pot dir en certa manera com som. De fet pot ser una qüestió imprescindible segons el nostre perfil professional. Per exemple,si cerquem feina de fotògraf/a, una fotografia amb una bona perspectiva pot obrir-nos o tancar-nos portes. Està clar que per a professionals d’ àrees més aviat artístiques la foto té un pes específic considerable.

Es tracta de tenir una imatge professional que generi confiança i empatia. Alguns consells pràctics a tenir en compte per incloure la foto en el nostre C.V.:
  1. Utilitza una foto actual i real. La persona que es presenta a l’ entrevista ha de ser la mateixa que la de la foto: per tant no és convenient que tiris de fotos antigues o amb un look en el que no se’t reconegui.
  2. En el mateix sentit fixa’t que se’t vegi bé la cara. De vegades per ser originals agafem una foto de mig costat que està bé si ja ens han vist abans però en la que potser no es veu del tot bé la nostra cara. Les fotografies de cos sencer només s’han de fer servir per aquelles ocupacions ens les que es valori (com és en el cas de Tripulant de Cabina de Passatgers).
  3. No et passis amb la mida ni et quedis curt. La teva foto forma part del teu currículum i ha d’encaixar amb el disseny del teu document. Per regla general la ubicació de la foto és a la dreta del foli, però segons com organitzem els elements del nostre C.V. o el disseny del mateix, aquesta posició pot canviar.
  4. Somriu perquè sempre transmetràs millors vibracions a la persona que et veu per primer cop, ni que sigui un somriure que s’endevini. El cas és que el teu rostre no es vegi tens, intentant en la mida del possible un somriure natural; és més agradable.
  5. Assegura’t que el fons de la teva foto sigui homogeni: una paret de color, vegetació…són algunes idees per a que la foto no distregui de lo important: tu i la teva presentació.
  6. No utilitzis un vestuari o complements massa cridaners o de tendència que poden anar en contra dels gustos d’altres persones. Alerta amb els pírcings i els tatuatges. Sempre encertaràs amb el teu estil més neutre, que igualment reflectirà la teva personalitat.
  7. Si vols que t’identifiquen fàcilment utilitza la mateixa foto que a les xarxes professionals: és una regla segura per a que et reconeguin instantàneament.
  8. Revisa la qualitat de la foto (si és necessari fes vàries i selecciona la més idònia) sempre abans d’enviar el CV, i sobretot si l’ has escanejat.
Bé, ja estàs preparat per aconseguir el teu objectiu! I el que és més important: la foto que poses en el teu currículum t’ha d’agradar.

Publicat per: Angela Guillen, Equip Tècnic de Barcelona Activa.



martes, 28 de octubre de 2014

¿Sabes hacer críticas?

formular-criticasHace ya un tiempo os hablamos de cómo afrontar las críticas, para aprovecharlas y, gracias a ellas, desarrollarnos profesionalmente y mejorar como personas. Si en aquel post nos poníamos en la piel del que recibe las críticas y le pedíamos que escuchara el argumento, analizara a la persona que lo formulaba y supiera pasar al siguiente nivel y no sentirse dañado por la crítica, en el artículo de hoy os hablaremos de cómo enfocar las críticas cuando sois vosotros quienes las realizáis, para evitar dañar a nadie y que todo el mundo saque lo mejor de esas críticas.
  • Debemos formular críticas constructivas siempre. Cuando formulemos una crítica al trabajo de un compañero o de un miembro de nuestro equipo, debemos tener claro que debe ser con una finalidad positiva, para ayudar a esa persona a desempeñar mejor sus tareas y no volver a caer en un error como el que ha generado la crítica.
  • Deben ser críticas argumentadas. Deben ser opiniones fundamentadas y desarrolladas con argumentos razonables. No podemos decir: “ese proyecto es inaceptable” y en cambio no decir por qué es inaceptable.
  • Debemos medir nuestras palabras. Aunque la finalidad sea ayudar a esa persona a mejorar algún aspecto y lo hayamos argumentado, si las palabras que utilizamos no son las adecuadas ni tampoco el tono en que lo decimos, perderemos toda autoridad. Además, podemos herir los sentimientos de la persona que recibe esas palabras y generar un conflicto innecesario. A veces, vale la pena pensar dos veces cómo lo decimos.
  • Ser conscientes de que es nuestra opinión. Muchas veces, las críticas se basan en opiniones personales y no en datos objetivos sobre determinado trabajo. Si ese es el caso de la crítica que debes formular, no olvides que se trata de una opinión y que no debes imponerla a nadie.
  • Aplica tu asertividad. Se trata de hablar con tranquilidad y confianza, sabiendo expresar nuestras opiniones en el momento oportuno y de forma adecuada, empatizando también con nuestro interlocutor y poniéndonos en su lugar para saber cómo puede llegar a sentirse después de nuestras palabras.

Adecco Blog

lunes, 27 de octubre de 2014

5 Steps to Standing Out As a Professional

We have so many people competing for the same opportunities these days. Whether it’s professionals competing for jobs or getting new clients, everyone needs to understand their unique value and how to stand out. If you don’t stand out, you will get passed over, it’s as simple as that. Here are five ways that you can stand out as a professional so that people pay attention to you.

1. Know who you are and who you aren’t. A lot of people fool themselves into thinking that they are someone who they aren’t. They are influenced by others to a point where they want to become them instead of look inside and become more of who they already are. Just because you can play basketball doesn’t mean you should join the NBA and just because your friend start a mobile technology company and sold it for a million dollars, doesn’t mean that you will receive the same result. Start to assess your own strengths and ask your family, friends and co-workers about what they think you’re good at. Write down your strengths and compare that to how people perceive you to uncover your unique value proposition. Once you have a better understanding of your unique value, you will feel more confident in your career path and recognize how you can stand out in the crowd.

2. Become an expert in your field. In a recent study, we asked what type of workplace diversity would make professionals most successful at work and they unanimously said “subject matter experts”.  Note that they didn’t say people of different genders or ethnicities. In a separate survey, we found that 65 percent of managers are more likely to promote subject matter experts. Aside from in the workplace, if you want to be a consultant or entrepreneur, it’s easier to get visibility if you’re already known for your area of expertise. To become an expert at anything, it takes a lot of reading, performing and measuring your results. Wake up each day and read as much as you can about your subject matter, take classes, apprentice under an expert and take on freelance projects to practice.

3. Position yourself online and offline. You need to be found and thought of as the “top of mind brand”. Just like when people walk into a grocery store looking for soda and immediately choose Coca Cola. In order to do that, you need to have a specific audience in mind as you position yourself, just like any company would. If you’re an expert, who can most benefit from that expertise? If you are a personal finance wiz, target a certain age group or location. For instance, you can position yourself as a personal finance expert for students in Boston. This way, when a student in Boston is looking for help managing their finances, they will think of you first.

4. Produce noteworthy work. If you want to get people talking about you, you need to produce superior work – work that is so good that people notice it. If you’re copying what others are doing, or you’re just putting in minimal effort, then you won’t stand out. Find ways to make your work exceptional by  going beyond what’s asked of you. For instance, if you’re asked to write a white paper on a topic, go to the extra mile and conduct interviews with people that you can quote in the white paper to make it more interesting.

5. Let people know about you by supporting them. A lot of people would say that you have to self-promote in order to get noticed. I actually think that if you find ways to help others, they will discover your talents.  Another part of this is sharing credit at work instead of taking credit without citing anyone else. If you’re working in a team, every member should be rewarded. By helping out other people that you’re working with, they will be more likely to want to help you out or recommend you to someone else, and that’s how you build a strong reputation.

Dan Schawbel is a workplace expert and the New York Times bestselling author of Promote Yourself: The New Rules For Career Success, now in an expanded paperback edition.




viernes, 24 de octubre de 2014

España tiene dificultad para encontrar trabajadores cualificados


España es uno de los países europeos que más dificultad tiene para encontrar trabajadores cualificados, a pesar de que su tasa de paro está por encima del 24% de la población activa, según un estudio de Hays, multinacional británica especializada en la selección de profesionales cualificados, elaborado en colaboración con Oxford Economics.

   España, con 6,3 puntos, 0,4 más que en 2013, se sitúa en tercera posición entre los que sufren mayor presión para encontrar puestos de trabajo cualificados, especialmente en las industrias de alta cualificación, y en sectores como la informática o la ingeniería.

   El managing director de Hays España, Christopher Dottie, destacó que en España la enseñanza superior es "estructuralmente fuerte pero se mantiene aislada del mundo de la empresa y le falta cintura para adaptarse a las necesidades cambiantes del mercado", si bien señaló que es previsible que la mejora de la economía traiga un mayor dinamismo y flexibilidad.

   En concreto, de los 31 países analizados por Hays, España se sitúa en tercera posición entre los que sufren mayores problemas para encontrar empleados con alta cualificación, por detrás de Suecia y Hungría. En el lado opuesto, Bélgica, Italia y Singapur son los que tienen menor presión al respecto.

   El estudio indica que para evitar la brecha cada vez mayor entre las necesidades de las empresas y las capacidades de las personas en busca de trabajo, hace falta una mayor colaboración entre los gobiernos, las autoridades educativas y, sobre todo, las propias empresas.

   A su vez, señala que los gobiernos tienen que modificar sus políticas de inmigración para atraer a los trabajadores mejor cualificados y retener a que los que tienen una mayor cualificación para que no abandonen el país.