viernes, 16 de febrero de 2018

¿Qué convierte a una empresa en saludable?

Cuidar del bienestar de los trabajadores ya es una prioridad en las empresas


Ser una empresa saludable es mucho más que una organización que aplica medidas preventivas a nivel laboral. Cada vez son más las organizaciones que han comenzado a incluir en sus estrategias términos como el ‘wellbeing’, plenamente instalados en muchas culturas corporativas hoy día.


Cuidar de los empleados ha dejado de ser una opción, si atendemos a los resultados que obtienen las empresas que construyen su estrategia de recursos humanos desde el enfoque del bienestar laboral. Mayor productividad, poder de atracción frente al talento o de retención de los mejores profesionales son algunas de las ventajas.
Pero, ¿qué políticas o acciones concretas impulsan estas empresas que son calificadas de ‘saludables’? BH Bienestar ha elaborado una infografía que resume los tres aspectos claves que desarrollan, como es la promoción de estilos de vida saludable, de la calidad emocional de los programas para empleados y el impulso de una cultura flexible y enfocada en el bienestar laboral.

No obstante, sus expertos señalan que una de las primeras preocupaciones que las empresas deben tener, reside en su capacidad de impulsar el compromiso y felicidad de sus profesionales, especialmente si se tiene en cuenta en cómo su omisión puede afectar al negocio. Una tarea que, por otro lado, pasa por desarrollarse como organizaciones comprometidas con el concepto de sostenibilidad y bienestar.




Gestionar las dudas, la mejor opción para el éxito laboral

La incertidumbre es una poderosa herramienta para detectar oportunidades y hacer uso de ellas para conseguir el éxito profesional y personal. Librarse del miedo es el gran desafío para lograrlo.


Hay quien se marca una ruta al inicio de su carrera profesional y no la abandona hasta que alcanza la meta. Otros optan por un camino repleto de desvíos hasta encontrar aquello que realmente les llena como personas y profesionales. Ambos itinerarios son válidos, sin embargo quien no duda corre el riesgo de perder oportunidades que conducen a un éxito no planificado. Gestionar esa incertidumbre es la clave. "La incertidumbre es todas las posibilidades. Si quiero alcanzar el éxito significa que creo que aún no lo tengo, por lo que en este momento no está en mi campo de certidumbre, es decir, siento que no es un hecho aquí y ahora", explica Úrsula Calvo, empresaria y fundadora de Úrsula Calvo Center. En su opinión, el único lugar donde se encuentra la gloria es en el terreno de la duda, "en el que está cualquier posibilidad y, por tanto, también la probabilidad de éxito. Necesito la incertidumbre".

Hana Kanjaa ha convertido la inseguridad, la inquietud, el desasosiego y la vacilación en sus mejores aliados para crecer personal y profesionalmente. Autora de Querida incertidumbre: te lo debo todo (Ed. Conecta) comenta que lo más importante para transformar la decisión en éxito es gestionarla: "Es lo que me ha permitido avanzar, pero no es sencillo. Cuando no tienes trabajo es normal tener miedo. El punto de partida es abordarlo con menos resistencia y sin miedo, sólo viviéndolo de esa manera se perciben las oportunidades. Si nada es seguro, todo es posible. Los espacios de incertidumbre son duros pero fértiles porque esconden oportunidades; si las abordamos con aceptación, avanzaremos".

El mayor enemigo de esta filosofía de vida es uno mismo. Kanajaa lo llama el tirano. El profesional es el que construye barreras para justificar su indecisión. Quedarse en el confort de un trabajo que no le satisface es la opción más cómoda, y también la más nefasta para aumentar su empleabilidad. El tirano es el principal saboteador de un triunfo incierto si no se ponen los medios para alcanzarlo. Calvo afirma que "el éxito no depende sólo de nuestra capacidad intelectual. Hay muchos factores, como el subconsciente que desempeñan un papel importante. El intelecto marca el rumbo pero su capacidad es muy limitada. El subconsciente, con una capacidad millones de veces superior, puede conducirte hacia un atajo que tu consciente no tenía previsto". Aclara Calvo que nuestra mente subconsciente puede procesar 400 mil millones de bits por segundo, frente a los 2.000 bits de la consciente: "La incomodidad ante la incertidumbre puede ser una gran oportunidad de tomar conciencia de aquellas áreas en las que nos sentimos más débiles y trabajar o actuar sobre ellas. Esto desterrará el miedo, incluido el 'qué dirán".

Las dudas alimentan a ese tirano que se vuelve en nuestra contra. Pilar Jericó, presidenta de Be-Up, advierte de que nuestro cerebro está programado para la supervivencia, no para la felicidad y ésta hay que trabajarla: "Puede surgir de manera automática, pero una oportunidad despierta a los miedos".

Para neutralizar ese impacto recomienda poner mucha energía en lo que podemos ganar, no en lo que vamos a conseguir. "El miedo siempre mira hacia lo que es posible que perdamos, porque protege lo que tenemos, lo real, minando la ilusión por lo que puede llegar", asegura Jericó, quien es muy consciente de que nos movemos por sesgos e interpretaciones: "Unas son más amables que otras, por eso hay que observar qué vas a aprender".

Esta experta en desarrollo profesional menciona a Dan Gilbert, un psicólogo de la Universidad de Harvard, que asegura que los individuos poseen un sistema inmune psicológico que les permite enfrentar adversidades sin desmoronarse. Afirma Gilbert que el 75% de las personas vuelve a ser feliz en los dos años posteriores al peor trauma imaginable.

El miedo al fracaso y otros reveses
El éxito y el fracaso son inseparables. A lo largo de la vida profesional y personal surgirán en varias ocasiones. Uno y otro tienen sentido porque existen. Fracaso. Hana Kanjaa, licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, máster en Comercio Exterior y certificada en 'coaching' personal y ejecutivo, cree que el problema es que hay una tendencia a catalogar el fracaso como un fin y, por lo tanto, se pierde la capacidad para ver qué existe detrás de ese punto muerto al que se ha llegado. "A menudo subestimamos las oportunidades. Cuando las cosas van mal se debe hacer un esfuerzo diario en cultivar lo positivo y el optimismo. Enfocarte en plazos cortos es lo más sensato. Si estás abajo, lo único por lo que hay que preocuparse es por subir". Éxito. Y si el éxito y el fracaso son inseparables, la primera fase nunca es eterna y caer es más doloroso cuánto más fructífera ha sido esa carrera profesional. Pilar Jericó, presidenta de Be-Up, aconseja al profesional que llega a esa situación aprender de aquellas situaciones de las que antes no se había percatado: "Hay personas que no entienden porque sus colaboradores están mal hasta que ellos se enfrentan a una contrariedad que no tenían prevista". Úrsula Calvo, fundadora de Úrsula Calvo Center, afirma que "ganar una 'guerra' supone estar dispuesto a perder algunas batallas. Si no estás preparado, ya has perdido antes de empezar".

Hacer el ridículo le hará libre

Exponerse, ponerse en evidencia, es una de las mejores rutas para dar lo mejor de sí mismo. Se suele decir que 'mejor hacer el ridículo que arrepentirse' y hay muchas historias que lo demuestran. Dave Trott recoge en su libro 'One+One=Three' la del padre de Tilly, una niña que logró salvar la vida de varios miles de personas en 2004, cuando un gran tsunami acabó con la vida de 250.000 personas en el sudeste asiático. La pequeña pasaba las navidades con su familia en una playa de Tailandia. Alertó a su padre de que había burbujas en el agua, como en el vídeo sobre tsunamis que su profesor de geografía les proyectó hacía unos días. El hombre al principio se mostró escéptico ante lo que decía la niña, pero ante su insistencia avisó a guardias y socorristas aun a riesgo de hacer el ridículo. La primera de la tres olas que devastaron la zona llegó poco después. La playa donde estaba la familia de Tilly se desalojó a tiempo y no murió nadie. En este caso el miedo a caer en ridículo de una persona podría haber acabado con la vida de miles. Kanjaa relata esa historia para explicar cómo algo irrisorio o grotesco puede ser positivo: "Hacer el ridículo es beneficioso cuando se aprende de ello. Habrá un día en que todo salga mal, te critiquen y se rían de ti, pero esas oportunidades te ayudarán a avanzar y te harán más fuerte". Úrsula Calvo, empresaria y fundadora de Úrsula Calvo Center, asegura que "no se trata de elegir entre hacer el ridículo o arrepentirse, se trata de elegir entre actuar o no actuar. Cualquier decisión que se traduzca en acción tendrá una repercusión. Puede ser un aprendizaje o un éxito. Lo único absurdo es no actuar por miedo a hacer el ridículo". En la mayoría de los casos, la mejor medicina para librarse de ese miedo es la que ofrece Pilar Jericó, presidenta de Be-Up: "Saber reírte de ti mismo. Dejar de sentirte tan importante".


jueves, 15 de febrero de 2018

The Importance of Working For A Boss That Supports You

Employers seek loyalty and dedication from their employees but sometimes fail to return their half of the equation, leaving millennial workers feeling left behind and unsupported. Professional relationships are built on trust and commitment, and working for a boss that supports you is vital to professional and company success.
Employees who believe their company cares for them perform better. What value does an employer place on you as an employee? Are you there to get the job done and go home? Are you paid fairly, well-trained and confident in your job security? Do you work under good job conditions? Do you receive constructive feedback, or do you feel demeaned or invisible?
When millennial employees feel supported by their boss, their happiness on the job soars — and so does company success. Building a healthy relationship involves the efforts of both parties — boss and employee — and the result not only improves company success, but also the quality of policies, feedback and work culture.

Investing In A Relationship With Your Boss
When you’re first hired, you should get to know your company’s culture and closely watch your boss as you learn the ropes. It’s best to clarify any questions you have instead of going rogue on a project and ending up with a failed proposal for a valuable client.
Regardless of your boss’s communication style, speaking up on timely matters before consequences are out of your control builds trust and establishes healthy communication. Getting to know your boss begins with knowing how they move through the business day, including their moods, how they prefer to communicate and their style of leadership:
  • Mood: Perhaps your boss needs their cup of coffee to start the day. If you see other employees scurry away before the boss drains that cup of coffee, bide your time, too.
  • Communication: The boss’s communication style is also influenced by their mood. Don’t wait too late to break important news. In-depth topics may be scheduled for a meeting through a phone call or email to check in and show you respect your boss’s time. In return, your time will be respected, too.
Some professionals are more emotionally reinforcing that others. Some might appear cold, but in reality, prefer to use hard data to solidify the endpoint as an analytical style. If you’re more focused on interpersonal relationships, that’s your strength, but you must also learn and respect your boss’s communication style.
  • Leadership: What kind of leader is the boss? Various communication styles best fit an organization depending on its goals and culture, but provide both advantages and disadvantages. Autocratic leaders assume total authorityon decision-making without input or challenge from others. Participative leaders value the democratic input of team members, but final decisions remain with the boss.
Autocratic leaders may be best equipped to handle emergency decisions over participative leaders, depending on the situation and information received.
While the boss wields a position of power over employees, it’s important that leaders don’t hold that over their employees’ heads. In the case of dissatisfaction at work, millennial employees don’t carry the sole blame. Respect is mutually earned, and ultimately a healthy relationship between leaders and employees betters the company and the budding careers of millennials.

A Healthy Relationship With Leaders Betters The Company

miércoles, 14 de febrero de 2018

Visita al Camp Nou para conocer las posibilidades de organizar eventos, reuniones, etc...¡apúntate!


Inside Out y los principios del Mindfulness

Esta famosa película expresa uno de los aspectos del Mindfulness que resultan más útiles en la vida.


Hoy me gustaría utilizar una fantástica película sobre inteligencia emocional para explicar la importancia de una de las claves del Mindfulness y su importancia nuestra vida: la aceptación (Hoffman y Asmundson, 2008). Como muchos habréis escuchado, existen 6 emociones básicas (Ekman, 1992). Estas son Alegría, Tristeza, Ira, Asco, Sorpresa, Miedo.

Todas estas emociones tienen una carga importante en el desarrollo de la historia de la película Inside Out, a excepción de Sorpresa, que finalmente no fue añadida como personaje en la historia. Dichos personajes se adentran en el mundo mental y dan una explicación animada y bastante cercana a la realidad, sobre varios aspectos estudiados en psicología. Centrémonos, en este artículo, en lo relativo al tema emocional.

Emociones positivas y negativas

Tenemos la tendencia de considerar las emociones como positivas o negativas en función del efecto producido sobre nosotros, bienestar o malestar. De esta manera, tendemos a obviar las emociones negativas y salir en búsqueda de las positivas de manera constante.
Esto es algo que podemos ver en nuestro día a día. Con solo un clic, con tocar nuestro teléfono móvil, nos adentramos en el mundo de cualquier red social donde todo lo que aparece es perfecto. Y comenzamos a tener esa sensación, que se convierte en necesidad, de vivir todos los momentos que vive la gente de nuestro alrededor (o de nuestra lista de seguidos).
Es decir, aunque evidentemente esto antes también sucedía, la necesidad de vivir emociones positivas que tenemos en el mundo occidental en la actualidad es mucho más fuerte, incluso, podría decirse que es casi una imposición social… O, ¿cuántas veces habéis escuchado eso de “sécate las lágrimas, sonríe y sal ahí afuera”?
Con esto no quiero decir que poner intención por mejorar nuestro estado anímico sea algo negativo. Todo lo contrario, pero antes, debemos dar a nuestras emociones el espacio y tiempo que necesitan para expresarse. En esto se basa uno de los principios claves del mindfulness: la aceptación (Hoffman y Asmundson, 2008).

¿Qué relación tiene el Mindfulness con el desenlace de la película?

La película Inside Out introduce al espectador en la mente de un bebé (Riley). Allí, se ve cómo éste va creciendo y enfrentándose a diferentes situaciones gracias a las emociones (personajes que se encargan de monitorizar la conducta de Riley). Con el transcurso del tiempo, Riley va viviendo ciertas experiencias que influyen en su estado de ánimo.

Sin embargo, Alegría, personaje principal encargada del mando del monitoreo, no permite a Tristeza tomar el control ni un momento y termina aislándola para que no influya sobre Riley. ¿El resultado? Un conjunto de acontecimientos que terminan provocando que Riley tome decisiones impulsivas y drásticas. Sin embargo, la clave radica, inesperadamente, en la reinserción de Tristeza al grupo, dejando que ésta tome las riendas de la central de mandos momentáneamente. Es decir, la moraleja de la película ya deja entrever la importancia de la unión del grupo para estabilizar la situación.
Lo mismo ocurre en la vida real. Cuando de forma constante nos empeñamos en sentirnos bien ante una determinada situación, sólo estamos aislando nuestra emoción. Esto tiene una explicación biológica, como seres vivos, buscamos la supervivencia, por ese motivo, tenemos la tendencia de evitar el malestar en todos los sentidos.
Ahora bien, el Mindfulness tiene mucho que enseñarnos en este aspecto. Se trata de un componente central añadido por Hoffman y Asmundson (2008), sobre el que gira la mayor parte de esta nueva técnica: la aceptación. Sin embargo, debemos tener cuidado a la hora de interpretar esta palabra. Aceptación no significa resignación, no significa que quedemos sentados ante lo que está sucediendo. Aceptación implica no juzgar, ver las cosas como son y como nos hacen sentir. Significa tomar conciencia, darnos un espacio para atender a eso que nos esté sucediendo y dejar que nos comunique sin poner ningún tipo de resistencia. Gracias a esto, Mindfulness nos da la oportunidad detenernos para prestar atención a lo que nos sucede interiormente, y pensar acerca de lo que nos pasa antes de tomar una decisión y pasar a la acción.
Así, explicado en términos Mindfullness, podría decirse que cuando Tristeza toma los mandos centrales, cuando Riley experimenta la emoción y rompe a llorar, está prestando atención a lo que Tristeza intentaba comunicarle. Gracias a ello, consigue conocer una nueva experiencia interna y tomar una nueva decisión.

Reflexión final

Con esta interpretación sobre el desenlace de la película, pretendo mostrar la importancia de todas las emociones en nuestra vida. Si bien es cierto que no todo el secreto lo esconde la práctica de Mindfulness, sus ejercicios para atender a lo que sucede en el momento presente y tomar conciencia de ello, ayudan mucho en la integración de nuestras emociones. De aquí que en los programas actuales de Inteligencia Emocional se estén incorporando ejercicios de Mindfulness.
Por tanto, utilice el método que utilice, amigo lector, no olvide una cosa, tómese su tiempo para para sentir cada emoción y no la juzgue, cada una de ellas tiene algo que decirle. Recuerde que nadie puede saber lo que es grande, sin conocer antes lo que es pequeño.