lunes, 28 de noviembre de 2016

Tres cambios positivos que internet ha introducido en nuestras vidas

2016-11-09-1478713884-4751422-ONLINESHOPING_original.jpgInternet... ¡Cuántas alegrías nos ha dado este instrumento de comunicación! A pesar de que está de moda hablar sobre las cuestiones de intimidad y privacidad que afectan a Google o a las redes sociales como Facebook, el malware o los ciberataques, lo cierto es que con la llegada de Internet hay más cambios positivos que negativos en nuestras vidas, y precisamente de los positivos hablamos a continuación.

Compras online

La tarea de comprar regalos, alimentación, tecnología y cualquier tipo de accesorio para la casa ahora es mucho más fácil. Solo tienes que entrar en tu tienda favorita, añadir los productos al carrito y realizar el pago. En apenas unos días, e incluso unas horas en casos como Amazon, tu pedido llega directamente a la puerta de tu casa.

Esta tendencia se ha visto favorecida por la utilización de dispositivos móviles como las tablets o los smartphones. ¿Quién no cuenta con wifi en su casa actualmente, o con una tarifa de datos extra para cuando está fuera de ella?

Hace unos años no era tan fácil. Los precios de los smartphones eran una verdadera locura y eran muy pocos los privilegiados que contaban con uno de estos teléfonos con acceso a internet. Sin embargo, tras la llegada de los baratos de gama baja, media, o incluso de los móviles chinos, todo el mundo tiene uno. Sitios como Smartphones-Baratos son líderes en información y venta de este tipo de tecnología, sobre todo en el caso de móviles libres baratos.

Esta tendencia de realizar compras online desde los móviles ha llevado a las tiendas online y páginas web a actualizar sus diseños y ajustarlos a los nuevos dispositivos para facilitar esas compras y mejorar sus conversiones. De hecho, el propio Google ha premiado con mejor posicionamiento web a las que así lo han hecho.

Las facilidades de pago también han tenido mucho que ver con este cambio. El hecho de no tener que realizar una transferencia bancaria y poder pagar con tarjeta o servicios como Paypal ha supuesto mayor rapidez y seguridad en los pagos, y eso al consumidor online le gusta mucho.

Si a todo esto sumamos la gran variedad de tiendas y productos que se encuentran en la red, y el hecho de que la alta competencia obligue a los vendedores a bajar precios y ofrecer promociones y descuentos, la cosa se ajusta todavía más. El consumidor quiere productos con la mejor relación calidad-precio y, si concibe que en internet encuentra más variedad de producto, más tallas y con mejores precios, es obvio que va a realizar su compra online y no se va a desplazar hasta las tiendas físicas.

Y eso es precisamente lo que ha sucedido. El consumidor se ha acomodado y prefiere realizar sus compras online, pero todavía queda mucho camino por recorrer hasta que los españoles se aproximen al consumo digital europeo o al americano. Veremos qué sucede en los próximos meses.

Entretenimiento por doquier

Muchos prefieren las videoconsolas, la televisión u otro tipo de entretenimiento, pero los amantes de internet lo tienen claro: solo necesitan un PC, una tablet o un smartphone para ser felices.

Y es que la Red está repleta de entretenimiento y de aplicaciones. Sin ir más lejos, cuando compras un smartphone, ya viene preinstalada la tienda de aplicaciones. En el caso de Android, hablamos de la Play Store o Google Play, y en el caso de iOs, de la App Store.

En estas tiendas preinstaladas puedes descargar juegos y aplicaciones variados que te facilitan el día a día y que te entretienen en los momentos de espera. En el caso de la Play Store, la gran mayoría son aplicaciones gratis, pero en el caso de la App Store, es más que probable que tengas que pagar.

Pero no son las únicas opciones de entretenimiento que encontramos gracias a nuestra tarifa de datos y el acceso a internet. Servicios como Youtube, iTunes o Spotify se han hecho con el amor de los fanáticos de la música. Otros, como Wordpress o Blogger, han captado a los adictos a la escritura y los han convertido en bloggers. Otros, como Netflix, se han hecho con el mercado de las series y películas online

También están los amantes del debate y del acceso a información, que consultan los miles de foros temáticos que existen en internet. El otro terreno lo ocupan los jugadores de PC que, aunque no lo creas, siguen existiendo.

Las redes sociales también están presentes. Instagram, Facebook, Twitter, Pinterest, Google+, ¿en cuántas de ellas apareces y te relacionas con tus contactos? Ocupan gran parte de nuestro tiempo, y las consideramos ocio en el más amplio sentido de la palabra. De hecho, las necesitamos para mantenernos en contacto con amigos y familiares y, en el momento en que desapareces de ellas, incluso desapareces de la vida de esas personas. Es una evolución curiosa. No sabemos si positiva, pero las redes sociales forman parte de nuestro entretenimiento, y eso no se puede negar.

Lo mismo sucede con la mensajería. Aplicaciones como Whatsapp, Telegram o el Hangouts de Google ocupan gran parte del tiempo de nuestro día a día. Y así un largo etcétera.

Internet se ha convertido en el dios del entretenimiento para gente de todas las edades. Es más, incluso supone un problema para los padres que intentan que sus hijos no pierdan tanto tiempo enganchados a la red.

Búsquedas más rápidas y personalizadas
Imagina que quieres buscar talleres mecánicos en tu ciudad. Quizás recorrer las calles buscando mecánicos no sea lo más eficiente, pero entrar a un directorio online de talleres mecánicos, colocar una serie de filtros y, en menos de cinco minutos, encontrar el taller más cercano que se ajusta a lo que quieres, sí lo es.

Pues esa es la función que realizan los directorios de negocios. Actualmente, existen directorios de casi todas las temáticas, así que puedes buscar empresas de lo que necesites y con un buen número de filtros que facilitan la tarea. Algo hemos evolucionado, entonces, a la hora de realizar búsquedas online, ¿no?


jueves, 24 de noviembre de 2016

5 sencillos hábitos para mejorar tu networking

La creación de redes es una parte esencial aunque, a veces, complicada de la vida profesional 

EL networking es una metodología de trabajo que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Es una clara tendencia a la que se han aferrado, principalmente, los autónomos con el objetivo de generar contactos profesionales y facilitar el trabajo colaborativo. Sin embargo, la creación de esta red clientelar no es siempre tan fácil, todo y pese a que la aparición de las nuevas tecnologías han agilizado el proceso.

¿Qué hacen las personas de éxito para convertirse en el mejor networker? Esto es lo que se han planteado en un artículo INC que ha elaborado una lista con los cinco hábitos más comunes que llevan a cabo los usuarios de redes sociales con el fin de proyectar una imagen positiva y fortalecer su presencia en ellas.

1. Estrategia
El networking va más allá de mantener una conversación vía online. Si el objetivo es trascender más allá de los debates sobre el tiempo y espacio, va a ser necesaria la creación de una estrategia y, antes de acudir a un evento de este tipo, hay que plantearse qué objetivos se pretenden conseguir estableciendo esos contactos y qué necesidades cubrimos mediante nuestro trabajo, con el fin de captar la atención de los interlocutores y mostrarnos como un agente necesario con el que contar.

2. Práctica
Aunque la espontaneidad y naturalidad están muy bien valoradas es importante que, dentro de esa estrategia, haya también un discurso bien hilado, coherente, claro y conciso. No es necesario aprenderse un discurso y soltarlo de memoria. No funcionará. Pero sí es importante saber qué temas se quieren abordar y transmitir a los receptores del mensaje.

3. Escuchar
Tan importante es saber qué se quiere decir como conocer qué están diciendo el resto de asistentes. Esta será la única manera de identificar las necesidades que tienen cada networker y saber si se encaja en el perfil que se busca.

4. La oferta de valor
A menudo estos eventos suelen reducirse en un simple intercambio de tarjetas, no obstante, saber poner en valor una opinión, propia o ajena, un tema o una discusión es importante a la hora de proyectarnos como una persona de valor, proactiva, que sabe dar su sitio a cada cuestión más allá del marketing personal.

5. Seguimiento
La creación de relaciones laborales requiere de tiempo, dedicación y seguimiento. No basta con entregar una tarjeta de visita y esperar que la persona en cuestión se acuerde de ti cuando necesite algo. Hay que ser activos y con la aparición y auge de redes sociales como LinkedIn, ese trabajo se ha simplificado exponencialmente.


 

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Cambiar el chip para trabajar mejor

El Centro de Estudios del Coaching (CEC), la escuela de formación en coaching y liderazgo, nos propone una serie de reflexiones para reformular nuestra vida laboral.  “Cuando cambiamos nuestro lenguaje, modificamos nuestro pensamiento y también nuestras acciones”. señalan Miriam Ortiz de Zárate y José Manuel Sánchez, socios directores de la organización.

Estas reflexiones son fruto de las llamadas distinciones, una de las herramientas más potentes del coaching, que Miriam Ortiz de Zárate recopiló y plasmó en el best seller  “No es lo mismo”, publicado en 2010.    

Cambiando el chip para trabajar mejor
  1. No lo intentes, ¡hazlo! Hay una importante diferencia de matiz entre “voy a hacer este proyecto” y “voy a intentar hacer este proyecto”. La palabra “intentar” lleva implícito un compromiso a medio gas y supone una especie de puerta de escape por la que huir al primer contratiempo. Para aquellos proyectos con alguna dificultad añadida, el intentarlo se nos puede quedar pequeño. Vamos a necesitar la determinación y la energía para transformar los meros intentos en acciones muy reales.
  2. Sé responsable, no víctima. Cuando se adopta la perspectiva de víctima tanto el problema como sus soluciones son ajenos a nosotros y descansan en un tercero: ¡el culpable!  Lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es abandonar nuestro rol de víctimas e identificar nuestra parte de responsabilidad, aunque ésta sea mínima, en esa situación tan desagradable que estamos viviendo. Este cambio de foco nos hará sentir menos impotentes y mucho más capaces a la hora de afrontar cualquier situación.
  3. Mejor pedir ayuda que manipular. Pedir ayuda no siempre es fácil, nos enfrenta a una incómoda sensación de vulnerabilidad en la que mostramos una debilidad. Pero reclamar ayuda no solo es sano, sino que en muchas ocasiones es necesario para que los proyectos prosperen y los equipos evolucionen. Favorece las relaciones laborales y las hacen crecer. Y es que cuando pedimos ayuda estamos reconociendo implícitamente los recursos del otro y poniendo nuestras necesidades sobre la mesa de un modo transparente y claro. Justo lo contrario de manipular.
  4. Hacer… pero sobre todo ser. La sociedad tiende a valorarnos más por lo que hacemos que por lo que realmente somos. Vivimos en una vorágine de movimiento continuo en la que parar parece estar penalizado. Pero tener un autoconocimiento sólido y ser genuino son elementos transversales que aportarán coherencia, solvencia y valor diferencial a cada una de nuestras acciones en el trabajo. Y ese estatus solo se alcanza sabiendo bien quiénes somos y comportándonos de acuerdo a ello, es decir, siendo nosotros mismos.
  5. La pasión llega a donde no llega el sacrificio. Somos de la cultura del esfuerzo, parece que las grandes cosas solo se consiguen a base de sangre, sudor y lágrimas. Pero afortunadamente la realidad es mucho más amable que todo eso. Cuando hacemos las cosas con pasión somos capaces de esforzarnos más y de renunciar a mucho, por lo que el resultado será mejor y el camino mucho más agradable. Disfrutar con lo que hacemos es la diferencia entre trabajar con arreglo a nuestros límites o directamente pulverizarlos.
  6. Cambiando el sueño por la visión. Todos soñamos, tanto en el trabajo como en nuestro ámbito personal.  Pero algunos además ponen en marcha acciones para hacer realidad sus fantasías, en cuyo caso ya no estamos ante un mero sueño, sino ante una visión. Cuando nos ponemos manos a la obra estamos un poco más cerca de lo que realmente deseamos y nos quitamos de encima el regusto amargo de la frustración. 

RRHH Digital

lunes, 21 de noviembre de 2016

Las 7 capacidades para el éxito profesional

Las certificaciones y la calificaciones son importantes para acceder a un proceso de selección. Conseguir ese empleo y llegar a jefe depende de siete capacidades que serán tuyas con un poco de esfuerzo y mucho entrenamiento. 

Casi siempre ser el primero de la clase ha sido una garantía de empleo, pero de sobra es sabido que, a veces, ser el más popular sin llegar al notable puede ser una de las mejores bazas para triunfar en la vida y en tu carrera. Los expertos en gestión de personas no se cansan de repetir que las capacidades y las habilidades son un punto a favor del candidato y del empleado.

Esta vez ha sido Gonzalo Martínez de Miguel, director de Infova, el que se atreve a decir que "no es lo que sabes de márketing, de finanzas o de producción lo que va a marcar la diferencia". Por que el conocimiento está al alcance de todos, es cuestión de estudiar y memorizar, si embargo, como él asegura, "no he conocido ningún director de márketing que haya sido despedido por falta de conocimientos. Pero sí que he visto a varios que han sido invitados a abandonar la organización por su incapacidad para cohesionar al equipo en torno a un proyecto concreto". Y eso no se aprende en los libros, lo da el aprendizaje y la experiencia.

Este experto ha identificado siete pautas que te ayudarán a cultivar tus habilidades, para trabajar mejor y, si eres de los ambiciosos, acelerar tu carrera para llegar a jefe. Para ello tienes que aprender a:
  • Trabajar en equipo. Cuando formes parte de un equipo, más allá de alcanzar el objetivo que da sentido a la existencia del equipo, fíjate como objetivo personal que el equipo funcione bien. Consigue que se genere confianza, que funcione con exigencia en sus resultados y también con respeto a las opiniones divergentes. Preocúpate de su coordinación y pregúntate que estás aportando tu al equipo. Asegúrate que eres de esas personas que mejora el ambiente con su presencia y no de esas que llevan tensión, desgana, quejas y enturbian el clima.
  • Dirigir reuniones. Mantén al grupo orientado al propósito de la reunión, estimula la participación, reparte la palabra y evita el abuso de ella, respeta el tiempo de la agenda, cierra siempre con conclusiones a las que se les pueda dar seguimiento y agradece la participación de todos.
  • Gestionar emociones. Tu papel no es cambiar o manipular la emoción de otros, es darle un cauce dentro del grupo que permita a esta persona sentirse apoyada, escuchada y acogida, atravesar el momento de esa emoción más fuerte y desde la serenidad recomponerse y seguir caminando y aportando al equipo. Un requisito básico para desarrollar esta capacidad es que la gente te importe de verdad.
  • Moverte dentro de estructuras organizativas. Las estructuras de las grandes empresas son cada vez más complejas. Preocúpate menos de la jerarquía, crea buenos vínculos con tus interlocutores, céntrate en añadir valor con tu trabajo y asume cierta autonomía. No te van a dirigir al dictado, se espera de ti que entiendas tu función, el objetivo y asumas tu responsabilidad para hacer que las cosas ocurran.
  • Comunicarte de forma efectiva. Nos pasamos el día comunicándonos. La diferencia entre hacerlo bien o mal tiene implicaciones radicales en el desempeño de todos nosotros. Para no equivocarte de salida, cuida estos tres consejos: escucha antes de ser escuchado, aclara el significado de algunas palabras esenciales que pueden ser entendidas de formas muy distintas y no te olvides de verificar lo que el otro ha entendido.
  • Influir en otros. Preocúpate de ser una persona admirable. Conviértete en un buen referente para otras personas de la compañía tanto en tu comportamiento como en tu actitud. Cumple la palabra que das, defiende la integridad y tu compromiso con el proyecto.
  • Resolver conflictos. No te olvides nunca de que cuál es el interés que estás defendiendo. No te preocupes de abandonar una posición si te ayuda a defender los intereses. No caigas en la trampa de confundir a las personas con el conflicto y en la medida que puedas céntrate en criterios objetivos.




 Expansión

jueves, 17 de noviembre de 2016

Dos ítems científicos no verbales cuyo conocimiento mejora nuestra comunicación en la empresa y la toma de decisiones

trumpLas preocupaciones compartidas por empresarios y responsables de Producción y Recursos Humanos engloban principalmente conseguir negociar con mayor eficiencia y ser más productivos para incrementar resultados de negocio. Para ello, es indispensable descubrir y aprender cómo se encuentran emocionalmente nuestros interlocutores (clientes, empleados, proveedores) con el fin de reducir en un 90% los tiempos en la comunicación y mejorarla con éxito en esos mismos porcentajes.

¿Cómo puede la Comunicación No Verbal Científica entrenar ese 90% para rentabilizar más favorablemente nuestros proyectos? Teniendo en cuenta que, según Albert Mehrabian, en el efecto de las emociones solo en el 7% intervienen las palabras, podremos  generar empatía con nuestro interlocutor reconociendo cómo se siente este a partir de casi 3000 gestos no verbales, los cuales además ya han sido todos estudiados y aplicados durante muchos años por nuestros consultores y docentes Javier Torregrosa y Nacho Cobaleda.

Entre esos casi 3000 gestos no verbales vamos a apuntar por ejemplo dos de ellos que nos indican que, sobre el asunto que estemos abordando, nuestro interlocutor se encuentra receptivo o va a realizar la acción muy en breve:

  • Micropicor en el antebrazo frontal (en la parte en supinación), principalmente si es en el brazo izquierdo, y cuanto más cerca de la mano se produzca ese micropicor antes se comprueba que realizará la acción o ayuda sobre la que estemos hablando.
antebrazo
  • Como en el caso de la imagen del actor, su cabeza ladeada hacia la izquierda indicará mayor apertura; es decir, ladeada hacia su parte más emocional, más de «dejarse llevar» y más abierta a nuestras sugerencias y propuestas.

En definitiva, y de cualquier modo, una de las principales fuerzas de la vida es sentirse «ganador» al conseguir resultados que conllevarán aprobación social. Para ello debemos mejorar los canales de comunicación a partir de la información ventajosa de esos miles de gestos ya analizados y testados estadísticamente y por tanto científicos.