jueves, 27 de noviembre de 2014

Así es el Curriculum perfecto en la actualidad, según los expertos en selección

Éste sería el Curriculum Vitae perfecto para los nuevos tiempos, según los expertos de "The Ladders", una empresa que desde hace años se dedica a unir empresas con profesionales del sector. Debemos tener en cuenta que los seleccionadores de personal reciben cientos o miles de CV para un puesto de trabajo, y según un reciente estudio, los reclutadores no dedican más de 6 segundos a leer un Curriculum si durante ese tiempo no hemos captado la atención. (Pulsa imagen para ampliar)




curriculum vitae perfecto. 


Según estos profesionales, debemos captar rápidamente la atención del reclutador, debemos hacerlo fácil e ir al grano. Para ello, Business Insider pidió a The Ladders que pusieran un ejemplo del curriculum perfecto hoy día, y la empresa lo elaboró, recalcando que este modelo de curriculum sirve de guía para profesionales de nivel medio de 3 a 5 años de experiencia laboral relevante para el puesto de trabajo al que aspiran.

Aparentemente puede parecer muy simple, pero recalcan que también está libre de muchos de los errores que cometemos en el curriculum tradicional, y si bien muchas de las cosas que se ponen en la hoja de vida podrían resultar muy interesantes en una entrevista de trabajo, cuando se trata del CV, el seleccionador, por regla general, no tiene ni tiempo ni ganas ni paciencia para leer 1 o 2 hojas de miles de candidatos.

¿Qué es lo que hace perfecto a este curriculum?

1. Incluye una URL para poder ver el perfil en línea del candidato.

Importante que los profesionales tengan hoy día un perfil profesional en línea. Afirman los profesionales que el 86% de los profesionales de Recursos Humanos ya buscan a los candidatos y sus perfiles en línea. No le hagas perder tiempo e intenta evitar que te confundan con otra persona.

2. No incluye una declaración de objetivos.

"En busca de oportunidades que me permitan desarrollar y aprovechar mis habilidades", según estos expertos... no es útil. Demasiado genérico. Debes reemplazarlo por una explicación de lo que eres, lo que buscas y el valor exacto que puedes aportar como profesional.

(Leer: Cómo sería la carta de presentación perfecta)

3. Orden cronológico inverso.

Más útil para los reclutadores el poder ver rápidamente lo que estás haciendo en los últimos años. Casi siempre se recomienda usar el orden cronológico inverso salvo cuando queremos hacer un cambio de carrera por completo.

4. Usa las palabras claves.

La mayoría de personas desconocen que muchos departamentos de Recursos Humanos ya usan algún tipo de software para buscar ciertas palabra clave en los currículos. En este caso, las palabras clave señaladas son "previsión" y "planificación estratégica". Esto quiere decir que si la empresa busca un especialista en la planificación estratégica y da uso a un software, de 1.000 CVs podrían aparecer únicamente 5CVs que incluyeran esas palabras. Analiza las palabras clave que existen en tu industria, pues aunque en España, por ahora, se calcula que menos del 10% de las empresas usan este tipo de software, se irá incrementando su uso.

5. Proporciona una descripción de la compañía (si te beneficia)

No es lo mismo ser Gerente de una empresa de 5 empleados que haber dirigido una empresa de 350 empleados. En el segundo caso, encárgate de que quede bien marcado en el curriculum. Lo mismo para jefes de grupo o trabajos de relevancia dentro de una especialidad.

6. Cuantifica tus logros.

Gran parte de los errores que se comenten en el envío de CVs es poner los logros en bloques con alta densidad de palabras. Por muchos logros que hayas conseguido, intenta poner de 3 a 5 únicamente, donde se cuantificará. No vendiste 300.000€ durante el año que trabajaste allí, sino que aumentaste las ventas en un 20% con respecto al año anterior de tu llegada.

7. Usa el espacio en blanco.

El espacio en blanco señala al reclutador los puntos importantes, así que úsalo y no pongas la información más importante en bloques densos.

8. Sencillez en el formato.

Aconsejan no usar colores o fuentes de letra raras. Podemos ver cómo el curriculum queda de una forma minimalista y tradicional, lo cual ya dice mucho de nosotros.

9. No dice referencias a petición.

Hay que evitar poner cosas innecesarias. Si el reclutador quiere referencias, no te las pedirá a tí. Las buscará él.

10. No usa imágenes.

En este punto voy a discrepar con estos profesionales. Si bien estoy de acuerdo en no enviar tablas ni gráficos en el curriculum, ya que podrían confundir al software de selección de palabras clave, lo cierto es que son muchos los estudios que afirman que la parte del curriculum más importante es la foto, y según la mayoría de los reclutadores es donde primero dirigen sus ojos.

Es decir, personalmente considero que es un formato de curriculum perfecto para no hacer perder el tiempo y llamar la atención rápidamente, pero hoy día y al menos en España (y supongo que en Latinoamérica también), la foto sigue siendo imprescindible.



     


miércoles, 26 de noviembre de 2014

¿Cómo lidiar con un colega improductivo?

La ineficacia y la falta de productividad de algunos compañeros de trabajo pueden arruinar tu vida laboral. Apáticos o ladrones de tiempo son manzanas podridas en una organización.
Quizá creas que no va contigo, pero por eficaz que tú seas, la presencia de un colega de trabajo improductivo no sólo afecta a tu compañía, sino que lastra tu desempeño y puede arruinar tu carrera profesional.
En tu vida laboral puedes llegar a encontrarte con personas que aparentan estar ocupadas todo el tiempo y que sobreviven una y otra vez a ajustes de plantillas y recortes, aportando lo mínimo a la empresa, con una única habilidad profesional: acabar bajo el paraguas de jefes mediocres. Son expertos en librarse de asumir cualquier tarea concreta en la que se les pueda exigir o medir
No son los únicos. También están los apáticos que jamás persiguen grandes objetivos, enemigos de la agilidad, la flexibilidad, la organización horizontal, o la pasión. Y aquellos que dedican demasiadas horas pero no llegan, ni logran resultados, o que trabajan duramente pero son incapaces de integrarse en la cultura de la compañía.
Sin olvidar a los ladrones de tiempo; a los multitarea aparentemente ocupados pero que apenas aportan valor; o a aquellos que nunca tienen la culpa y se escudan en los demás, incapaces de asumir sus propios errores y temerosos del fracaso, cuya incapacidad obliga al resto de compañeros a cargarse con más trabajo.
Montse Ventosa, presidenta de la consultora española Truthmark, añade que el típico compañero improductivo nunca está cuando se le necesita, pero siempre tiene una buena coartada; es un experto en escurrir el bulto; suele tener un "es que" en la boca; es fan de la crítica y el chismorreo; y nadie sabe muy bien qué hace.
Ventosa cree que en un equipo esto puede tener una consecuencia muy clara –la paradoja del buen vivir–, que se traduce en que el que es altamente productivo acaba sobrecargado, con el riesgo de sufrir estrés o burn-out, mientras que el improductivo termina viviendo muy bien. Nunca está, no se queja tanto, y todo es tan difícil, que el jefe acaba pidiéndole todo al productivo, mientras él vive cómodamente. 
Ventosa explica que "aunque las personas de alto rendimiento estén motivadas y comprometidas, eso no resulta suficiente. Por adaptación, pensarán que es mejor ser ineficaz y terminarán contagiándose de los que menos hacen, lo que se traduce en una merma de talento. Terminarán yéndose de la compañía, bien porque los reclama otra empresa, o porque no aguantan más. Incluso pueden llegar a ser despedidos, convirtiéndose en víctimas de aquellos personajes reductores del crecimiento".
Marcos Urarte, socio director de la consultora española Pharos, resume las tipologías de oficina en motivadores, vegetadores, amargados y saboteadores. Para el experto, las especies tremendamente tóxicas son los dos últimos, especialmente los saboteadores, que continuamente van buscando cómplices en su actitud negativa y hacen proselitismo de la misma.
Urarte cree que "el problema principal no viene de estos últimos, sino de la postura poco beligerante de las personas con actitudes positivas y comprometidas con el proyecto. Lo mismo que nos encontramos con activistas del desapego y de la falta de compromiso, las organizaciones necesitan activistas, que trasladen confianza, ilusión, motivación y compromiso al resto de la organización".
La manzana podrida que pudre al canasto
El experto recuerda que "una manzana podrida pudre al resto", pero advierte de que una persona contaminante no tiene la capacidad de infectar al resto de la organización, a no ser por la inactividad del resto de compañeros: "El problema no son las manzanas podridas, sino los cestos podridos, es decir, aquellas organizaciones que han creado un sistema que permite y facilita los comportamientos tóxicos".
Montse Ventosa añade otro riesgo que puede estar detrás de la baja calidad de liderazgo existente en muchas organizaciones: la paradoja de la promoción del incompetente. Cuando el jefe debe decidir a quién promociona, en vez de ascender al de más talento (el más productivo) se decanta por el menos talentoso, puesto que el productivo es quien le saca las castañas del fuego.
Ventosa explica que "esto no sólo desmotiva al eficaz –supone una falta de reconocimiento por su trabajo–, sino que crea una cultura tóxica que reduce la capacidad de crecimiento de la organización, al demostrar que la recompensa es para quien menos trabaja". Ante esto, los más eficaces, o se suben al carro de la improductividad, olvidando cómo dar lo mejor de ellos mismos, o se van con su alto rendimiento a otra parte, mientras el incompetente disfruta de su promoción y sigue contagiando esta anticultura por toda la organización.

 
 

martes, 25 de noviembre de 2014

El jefe que todo el mundo quiere tener

La figura de líder puede provocar en muchas ocasiones un doble sentimiento por igual: simpatía y antipatía. Para ser jefe debes lidiar muy bien con este arma de doble filo y tener muy claro tu posición, que por un lado debe de ser de cercanía con los empleados y por otro, puede desatar firmeza y críticas por las decisiones tomadas o la forma de actuar.

Un grupo de empresarios ha elaborado para inc.com una serie de consejos para depurar la imagen personal que los trabajadores tienen de sus superiores:

1. Predica con el ejemplo
¿Busca llegar al consenso? No importa lo que usted diga, importa lo que hace. Los empleados pasan una gran cantidad de tiempo viendo lo que hace el jefe, y esas acciones importa mucho más que sus palabras.
2.Comunica y comunícate un poco más
Sí, por supuesto, sobrecomunicarse es ahora un mantra del liderazgo. Pero encontramos la gente simplemente no se comunica lo suficiente, ya sea porque está ocupada o espera que la gente tome la iniciativa y haga las cosas.
3.Ten sentido del humor
Éste es un punto complicado porque lo que una persona encuentra divertido, otra no lo soportará. Lo mejor, empezar por reírse de uno mismo.
4.Admite el fracaso
“Me equivoqué” y “lo siento” pueden ser las dos palabras más poderosas y efectivas que un líder puede decir.
5.Mantén siempre la compostura
En parte, esto está relacionado con el primer punto. Ver al jefe en unas condiciones como poco cuestionables, incluso si se trata de alguna celebración fuera del contexto laboral, nunca es positivo.
6.Se justo
Intenta ser lo más equitativo posible con tus empleados, no tener ‘favoritos’ ni despreciar a nadie.
7.No cotillees
No permitas que tus empleados chismorreen sobre la vida de los demás ni de la suya propia, algo que empieza por no dar pábulo a lo que te explican los demás ni esparcirlo por la empresa.


Canal CEO

lunes, 24 de noviembre de 2014

La creación de equipos diversos mejora los resultados económicos de las compañías

Según datos del Banco Mundial, la incorporación de la mujer en la toma de decisiones de las empresas en igualdad representativa,  incrementaría un 18% la productividad de las empresas.
La gestión de la diversidad en las empresas se ha convertido en uno de los puntos de atención para expertos y gestores de Recursos Humanos
en los últimos años. Según datos del Banco Mundial, la incorporación de la mujer en la toma de decisiones de las empresas en igualdad representativa incrementaría un 18% la productividad de las empresas. Por otro lado, según datos del Ministerio de Sanidad, 2013 fue
el año con mayor número de contratos de personas con discapacidad en España.

Con el objetivo de poner el foco en el papel que desempeña la gestión de la diversidad en las compañías y los retos que ello supone para las organizaciones, durante la mañana del miércoles – 5 de noviembre- en Madrid, tuvo lugar el primer desayuno temático de trabajo en el marco de la acción Women at RRHH by Adecco&DKV, el primer observatorio de la mujer profesional en el área de Recursos Humanos de las compañías.

El acto, que tuvo lugar en las oficinas de Adecco en Madrid, contó con la presencia de Pilar Roch, International Business Development Manager de Womenalia, Mireia Vidal, International HR Director de Google, Encarna Maroño, Directora de RR.HH de Adecco, y Cristina González, Directora de la Fundación DKV Integralia, así como con otros referentes de los Recursos Humanos.

Encarna Maroño, Directora de Recursos Humanos de Adecco, fue la encargada de inaugurar la jornada y situar a los asistentes sobre la temática a tratar: "La diversidad nos ayuda a abrir nuestra mente, a tomar decisiones más arriesgadas”. También reconoció que el cambio es
lento en las empresas y que aún queda mucho camino por recorrer para que la diversidad sea efectiva a todos los niveles.

Por su parte, Pilar Roch, International Business Development Manager de Womenalia, destacó la importancia de la diversidad de género en las empresas. “Según datos del Banco Mundial, la incorporación de la mujer en los distintos niveles de toma de decisión en igualdad representativa, incrementaría un 18% la productividad de las empresas. Los mercados son diversos, y las organizaciones deben responder con su estructura organizativa a esa diversidad.

En la edad digital las organizaciones que no apuesten por aportar valor a la sociedad se caerán”.

Cristina González, Directora de la Fundación DKV Integralia, abordó la importancia de las políticas de integración de personas discapacitadas en las empresas. “Las personas con discapacidad aportan capacidades extraordinarias: empatía, motivación y consiguen despertar emociones en las empresas”. En la actualidad, existe un 33% de desempleo en personas con discapacidad, una cifra 10 puntos por encima de la media.

Sin embargo, el absentismo en este segmento de los trabajadores está un 50% por debajo de esa misma media general. Mireia Vidal, International HR Director en Google, empresa que ha contratado alrededor de 50.000 personas en sus 15 años de existencia, expuso ante los asistentes las diferentes técnicas que están llevando a cabo para tratar la diversidad: “La diversidad es absolutamente obligatoria, desde Google proclamamos hacer consciente lo inconsciente y trabajamos sobre el impacto que tienen los sesgos en la organización. Nuestro enfoque pasa por contratar candidatos diversos, invertir en educación a largo plazo y nutrirnos de una cultura justa e inclusiva". Fruto de estas iniciativas han nacido varias comunidades, como Women@Google, cuyo objetivo es incrementar la presencia de mujeres en puestos directivos.

Tras el turno de intervención de los ponentes, el resto de asistentes –una treintena de hombres y mujeres del sector- tuvieron la oportunidad de opinar, creándose un debate dinámico en el que se extrajeron impresiones de gran valor.
 
 

viernes, 21 de noviembre de 2014

Cinco motivos por los que podrías llegar a odiar tu trabajo

El trabajo es una de las partes más importantes de nuestra vida, por lo que es básico estar feliz en él, y no acabar odiándolo...aunque eso a veces no depende sólo de nuestra motivación, sino de factores externos.

Es por ello que Forbes.es ha lanzado una lista de cinco motivos que podrían hacernos llegar a odiar nuestro trabajo. Estas malas situaciones pueden llevar a los empleados a no ser felices y querer dejar su puesto, e, incluso, pueden influir en la propia empresa.

1. Mal ambiente
Puedes encontrarte con personas tóxicas a tu alrededor, que hagan que no se pueda trabajar en equipo ni contar con la ayuda de compañeros.

2. Falta de un buen líder
Si el jefe no se comporta como un líder, seguramente el trabajo del equipo sea una catástrofe. Se necesita un líder que saque el proyecto adelante y que se ocupe de sus obligaciones.

3. Rutina
Es necesario encontrarnos con desafíos cada cierto tiempo, para evitar que uno se acabe aburriendo. Si tu trabajo es demasiado "fácil" para ti, quizá debes aspirar a algo más.

4. No cobras lo suficiente para el trabajo que realizas
Intenta comunicar tu desacuerdo a la persona encargada de tu sueldo para no terminar odiando tu trabajo por no estar bien pagado.

5. No te sientes valorado
No sólo se trata del sueldo, también se necesita oir, de vez en cuando, palabras de agradecimiento. La satisfacción laboral tiene mucho que ver con sentirse valorado en la compañía.