martes, 21 de abril de 2015

Presentismo: una lacra para la productividad

Si quieres trabajadores creativos, dales tiempo suficiente para jugar”. John Cleese
 
describe the imageEn muchos países todavía impera una cultura de trabajo que favorece el presencialismo sobre la eficacia de los trabajadores.  En la actualidad ya existen indicadores que permiten medir el desempeño para poder implementar medidas de flexibilidad de forma eficaz.
 
En España, según el Instituto Nacional de Estadística sólo un 26% de las personas realizan trabajo desde casa y no se prevé que la situación mejore ya que el presentismo ha aumentado en España en los últimos años  (pasando del 45% en el año 2010, al 85% en 2012). Además, los datos de la Encuesta de Población Actica (EPA) muestran que solo uno de cada diez empleados realiza trabajos desde casa y, al mismo tiempo, vemos como grandes empresas multinacionales como Yahoo cancelan sus programas de teletrabajo.

Teniendo en mente todos los beneficios que reporta ofrecer políticas de flexibilización. ¿Por qué no teletrabajamos más?  Una explicación muy común es que los empresarios ven el riesgo de perder el control sobre la supervisión de las tareas. Ese miedo está impulsado por una cultura todavía muy anclada en España y en muchos otros países, que suele premiar el presencialismo sobre el rendimiento o la eficiencia y eso viene dado por la falta de modelos de evaluación del desempeño.

De hecho, un 90% de los diferentes jefes de equipo o managers no saben qué tareas o cuántas tareas puede realizar un empleado en su puesto de trabajo durante una hora. Entonces, ¿Si no somos capaces de medir el trabajo estando en la oficina, cómo vamos a poder evaluar si la gente está trabajando estando fuera de ella?

La solución que hemos encontrado históricamente para paliar esta falta de información es cumplir con el horario laboral. Tenemos un sistema que premia más a aquellos empleados que alargan su jornada laboral más allá de su horario, ya que entiende que estos empleados están más comprometidos. Así, los trabajadores menores de 25 años,  dedican más horas de la que dictamina su jornada para intentar conservar su empleo y el  85% de los trabajadores trabaja más horas de las previstas.

Sin embargo,  aquellos que acaban su trabajo en el tiempo previsto son sospechosos de no estar comprometidos con la empresa. Por tanto, como no sabemos cómo realizar una evaluación del desempeño de los trabajadores, nos basamos en datos de los que disponemos y que no nos permiten medir la productividad y la eficacia de nuestra empresa. Sin embargo y de nuevo gracias a las nuevas tecnologías, ya contamos con las herramientas necesarias para acceder a esta información y poder medir de forma objetiva el desempeño de tus trabajadores.

Si quieres abordar temas de flexibilidad como el teletrabajo tienes que cambiar tu capacidad organizativa, ya que la pregunta que tenemos que hacernos no es si se trabaja el suficiente número de horas, si no si se trabaja bien.

Para poder contestar a esta pregunta es necesario implementar modelos de evaluación del desempeño y dar autonomía a las personas sobre su trabajo. Es decir, es necesario promover la autogestión y fomentar la corresponsabilidad y la mejora continua. Al final, lo que se necesitan son soluciones que permitan adquirir el conocimiento y la confianza necesaria para emprender el camino de la flexibilización del puesto de trabajo de forma eficaz. Una herramienta muy útil para alcanzar este objetivo es la implementación de indicadores que te permitan medir cuál es el desempeño realizado por tus trabajadores y que, en base a sus resultados, puedas dirigir un proyecto de flexibilización que sea productivo y rentable para aumentar los beneficios y la satisfacción de los empleados.


Workmeter