miércoles, 17 de junio de 2015

Claves para mantener la ‘chispa’ de la motivación

Si preguntásemos a un grupo de empleados que podrían hacer sus jefes para aumentar su bienestar laboral, seguramente muchos contestarían que lo mejor sería una subida de sueldo. Si lo llevaran a cabo, posiblemente los CEOs comprobarían que se trataría de una solución a corto plazo porque en cuanto los empleados se hubieran adaptado al aumento de salario volverían a estar desmotivados. Entonces, ¿cómo puedo conseguir que las personas mantengan viva la pasión por su trabajo?
Ir a trabajar con una sonrisa todos los días no es fácil, sin embargo, cuando la empresa contribuye a que la persona se sienta realizada y valorada todo cambia. Depende del cristal a través del cuál mires, puedes tener enfrente a una empresa motivada o desganada. La felicidad en el trabajo no es responsabilidad del empresario pero éste sí que puede ofrecer esa chispa que encienda la motivación en su equipo. Al igual que un motor necesita de aceite para su correcto funcionamiento, un equipo necesita de motivación para llevar a cabo su trabajo. Por tanto, para dar rienda suelta a la misma hay que cuidar los pequeños detalles, esos que hacen que cada día sea diferente y que aporten algo nuevo.

A veces, el sueldo no es lo primordial para los empleados, hay que garantizarles un salario emocional. Hoy en día, según las investigaciones, los profesionales prefieren trabajar en una empresa en la que se sientan valorados y a gusto que, en otra compañía en la que cobren más pero tengan un ambiente de trabajo negativo. Las posibilidades que tiene un buen profesional de trabajar en una u otra empresa cada vez son mayores, y por ello, el CEO tiene que trabajar en la retención de ese talento por medio de incentivos.

Muchas empresas se están dando cuenta de ello, y se encuentran inmersas en un proceso de cambio y adaptación a las nuevas circunstancias. En este nuevo paradigma, las personas pasan a ser el centro de las organizaciones y los CEOs deben encargarse de mantener a su equipo a pleno rendimiento. Algunas de las claves que están poniendo en marcha diferentes empresas para inspirar y impulsar la motivación de sus equipos son:

- Aplicar medidas de retribución flexible. El CEO debe tener en cuenta las preferencias y necesidades de las personas y promover beneficios sociales como los que ofrecen compañías como Edenred. Por ejemplo, los vales de comida suelen ser una iniciativa muy aplaudida por empleados que por motivos laborales tienen que comer fuera o para organizaciones que carecen de servicio de comedores de empresa. Esta iniciativa además, tiene importantes ventajas fiscales y es un sistema cómodo y sencillo de utilizar. Otros servicios de este tipo serían los cheques guardería, para ayudar a la conciliación familiar o el ticket transporte, como solución práctica para los empleados que cada mes tienen que guardar las facturas de desplazamientos que utilizan.
- Implantar espacios lúdicos en la oficina. Establecer zonas descanso, zonas verdes o de ocio, en las que los trabajadores puedan evadirse de la presión y el estrés que supone la jornada laboral. Además, de inspirar la creatividad, se reforzarán los lazos entre las personas fuera del clásico ambiente de oficina e incluso podrán divertirse, dedicar tiempo para proyectos propios y realizar iniciativas personales para la empresa.
- Flexibilidad horaria. Tener un horario de entrada y salida abierto, en el que la persona se sienta con libertad para conciliar su vida personal sin presiones del los jefes. Esto mejorará la confianza, el sentimiento de responsabilidad y compromiso.

Ventajas de un equipo motivado
Así mismo, gracias a iniciativas cómo estás se fomenta no sólo un entorno de trabajo saludable y positivo, si no que a su vez, se ayuda a mejorar la productividad, la rapidez en la obtención de resultados, una menor rotación, menos absentismo y un mayor sentimiento de compromiso y fidelidad hacia la empresa.

El CEO mejorará la opinión de los empleados de la compañía, lo que supone un factor clave y distintivo frente a la competencia  a la hora de atraer  y retener talento, realizar proyectos innovadores y mantener personas satisfechas y motivadas para la obtención de retos. Pero lo fundamental, se reflejará en la mejora de  la calidad de vida laboral de los trabajadores ya que lo primero, siempre son las personas.