lunes, 11 de abril de 2011

Coraje anticrisis

¿Cómo está afectando la crisis a nuestra sociedad?

Hace unos días hablaba sobre este tema con el presidente de una multinacional. Coincidíamos en la parálisis que está invadiendo a nuestros profesionales y políticos, y que tiene como consecuencia una falta de capacidad alarmante en la toma de decisiones, una sensación de victimismo creciente y la instauración de una cultura paternalista que no hace más que realimentar la inacción en los pasillos de las empresas e instituciones públicas.

Me pidió consejo sobre cómo podría generar pro actividad y despertar el entusiasmo en su equipo en este momento, cómo podía transformar su cultura corporativa hacia la participación, la asunción de responsabilidades y el compromiso. Mi respuesta fue tajante: exigencia. Me miró atónito. Le expliqué que los niveles de exigencia han bajado de una forma increíble y hemos comprado y justificado la autocomplacencia.

Le recordé la importancia del liderazgo en este tipo de situaciones: Necesitamos directivos valientes, con coraje, con capacidad para tomar decisiones que promuevan la participación y el empowerment, que mantengan un nivel de exigencia en sus equipos, motivantes, retadores y, que a la vez, estén equilibrados con una buena dosis de entusiasmo y energía. ¡Que den ejemplo de coraje! Es el momento de remar juntos, de implicar a todos en la búsqueda de soluciones innovadoras, de crecer, aprovechar oportunidades y hacerse más fuertes. Terminamos la conversación con este antídoto anticrisis: Pasión y mucho coraje.