martes, 12 de abril de 2011

Un 70% de los españoles ha sentido algún tipo de discriminación en el trabajo

La discriminación dentro del trabajo tiene muchas formas y puede ocurrir en todo tipo de contexto laboral. Ésta implica un trato diferente a causa de ciertas características como el color, el género, la raza, la inclinación sexual, ideologías políticas, entre otros, y esto mismo genera un deterioro en la igualdad de oportunidades y trato dentro y fuera de la oficina.

Esto es más común de lo que se cree. De hecho, más de 2.000 españoles respondieron una encuesta realizada por `Trabajando.es´ sobre la discriminación laboral, donde un 70% de los encuestados aseguraron haber sentido algún tipo de discriminación en el trabajo y un 30% nunca.

La discriminación es transversal, a todos les puede tocar y puede venir de las personas o entidades que uno menos piensa. El sondeo arrojó que el 44% de los españoles ha sido discriminado por sus jefes, el 32% por los dueños de la empresa donde trabaja, un 13% y un 11% por sus padres y por sus empleados, respectivamente.
Javier Caparrós, director General de `Trabajando.es´, asegura que, “la discriminación limita la libertad de las personas, la libertad de desarrollar capacidades, de escoger y realizar sus aspiraciones tanto profesionales como personales sin importar su evaluación final, generando un sentido de humillación, frustración e impotencia”.

Principales razones de discriminación
A la pregunta, ¿cuáles crees que son las principales razones de discriminación en el ámbito laboral?, el 32% de los encuestados coincide en que es la nacionalidad, un 22% en la clase social, un 20% apariencia física, un 13% el género, un 6% por la ideología política, un 4% el tipo de religión y finalmente un 3% opina que la orientación sexual es una de las principales razones de discriminación laboral.

La última pregunta del sondeo quiso que cada uno de los encuestados hicieran autocrítica sobre si ellos mismos han discriminado, encontrando que el 74% de los españoles niegan haberlo hecho alguna vez, el 19% asume haber discriminado, pero asegura que fue sin darse cuenta y sólo un 7% aseguró haber discriminado.

“Las personas, al entrar a una empresa, deben tener claro sus derechos dentro de ésta y por otro lado, es el deber de la empresa resguardar el bienestar moral de quienes la componen, intentando prevenir la discriminación, como también, en el caso de que ello no sea suficiente, entregar apoyo a quienes están siendo o han sido discriminados”, agrega Caparrós.