jueves, 28 de julio de 2011

¿En qué piensa cuando está de vacaciones?

A los españoles les cuesta centrarse en su descanso. Más de la mitad de los empleados contesta a las llamadas de teléfono de su empresa o está conectado a través de las nuevas tecnologías. Los dispositivos móviles y la crisis hacen que durante el verano la cabeza siga dando vueltas a los asuntos de trabajo.

El 51% de los empleados piensa en el trabajo durante las vacaciones. Ni la playa, el campo, la piscina, el Caribe o una ciudad europea impiden que el 28% de los trabajadores deje de lado sus asuntos de trabajo para descansar, que el 8% utilice la tecnología para estar al tanto de su labor, y que un 15% siga pendiente de las llamadas de la oficina, de acuerdo con un estudio de Randstad.

Esta situación, además, ha ido a más, porque el pasado año los españoles que no desconectaban representaban un 36%, según el informe de 2010 de la misma empresa.

El estrés del año y los días previos a las vacaciones son dos de las razones que entorpecen a los trabajadores marchar tranquilos y disfrutar de su descanso. La incertidumbre que rodea al mercado de trabajo, el no saber que puede estar pasando en la empresa, y el hecho de no haber delegado en los compañeros aumentan la ansiedad. A esto se suma el querer dejar terminada toda la labor antes de irse de vacaciones. Algo, sin duda, que hay que hacer, pero que convierte los últimos días en largas jornadas de trabajo. De hecho, si no se comienza el descanso con todos los deberes terminados, la mente estará más en la oficina que en la playa.

Los IPad, iPhone, Blackberry, etcétera, se han convertido en los grandes aliados de aquellos que no desconectan. Para que no se convierta en un problema es conveniente marcar unos horarios para consultar el correo electrónico, y atender llamadas de teléfono.

No obstante, el hecho de no desconectar es un mal común: el 95% de los europeos entra en Internet en su época de descanso, y el 40% busca destinos que proporcionen conexión a la Red, según una encuesta de la compañía Brocade.

Un descanso productivo
El descanso debe ser una regla más de las políticas de recursos humanos, recomiendan desde Randstad, porque aumenta la productividad. Esta compañía indica que casi el 70% de los empleados reconoce que trabaja mejor cuando ha tenido un día libre. Así que antes de coger las vacaciones es conveniente:

1.Tener alguna reunión para aclarar las tareas pendientes, establecer las personas responsables, etcétera.
2.Planificar las tareas que se realizarán a la vuelta.
3.Organizarse para que el último día sea tranquilo.
4.Delegar tareas.
5.Informar del periodo de vacaciones.
6.Evitar conectarse o establecer unos límites.
7.Cambiar la rutina diaria.
8.Elegir actividades que gusten.

El profesional debe entender que las vacaciones son para descansar. Si hace los deberes a tiempo, sin prisas, delegando y con una buena planificación, evitará pensar en la oficina, y la vuelta al trabajo será un poquito mejor de lo esperado.