miércoles, 30 de mayo de 2012

¿Qué elementos configuran la motivación?

¿Cuál es la clave para estar motivado en el puesto de trabajo y aprender a sobrellevar los problemas que surgen en el día a día? A menudo se habla de cómo motivar a los empleados, de cómo conseguir que se impliquen y den lo mejor de sí mismos. Pero en ese intento de animarles y de cambiarles nos olvidamos de que la motivación parte de uno mismo.


Es cierto que, en momentos como los actuales, es difícil encontrar la ilusión. La excesiva carga de trabajo, las tensiones y la incertidumbre que sobrevuela por los centros de trabajo hace complicado acudir a la oficina con buen talente.

Sin embargo, encontrar un hilo positivo que nos dé fuerzas es posible. María Graciani, con su libro Motivulario (Empresa Activa) quiere demostrar que se puede conseguir. Esta joven periodista especializada en recursos humanos, ha utilizado parte de su experiencia profesional para crear un diccionario de la motivación. Ha acuñado nuevas palabras que describen actitudes y comportamientos que pueden ayudar a cualquier trabajador a seguir adelante y encontrar una alternativa a su situación.

Algunos de estos términos que pueden actuar de acicate para afrontar nuestra vida personal y profesional con una actitud positiva son:

Creci: término que forma a partir de las palabras CREo mis Circunstancias. Graciani defiende que los logros llegan en cuanto las personas toman conciencia del poder que ellas mismas tienen. “Creer es la semilla y el trampolín del crear. Es indispensable que creas en ti mismo, que tengas una profunda convicción en tus habilidades y que confíes plenamente en que estás capacitado para conseguirlo. Cuando tengas plena conciencia de ello podrás enfocarte en la construcción y disfrute de tu meta”.

Disdi: Disciplina que se Disfruta. El verdadero triunfador de la vida es el que sabe contagiar con su entusiasmo todo lo que hace, tiene la habilidad necesaria para conquistar la propia ilusión y así llegar a conquistar el de sus compañeros, clientes, amigos, parejas…

Sap: SAtisfacción Personal. “Es la armonía que se siente cuando tu cuerpo llega donde tu mente ya se encontraba desde el momento en que planeaste tu objetivo. Cuando sientes SAP en un área concreta de tu vida, se transmite a las demás y tomas las riendas de tu administración personal”.

Cuenta conmigo
Aunque el camino de la motivación comienza en uno mismo, pero no cabe duda de que es más fácil de recorrer y se llega a mejores destinos si va de la mano del jefe. Por mucho interés y voluntad que tenga un empleado, si no percibe que su trabajo es apreciado y qué vale para algo, su motivación menguará. Por ese motivo, el líder debe estar cerca de cada miembro de su equipo y conocer sus habilidades y capacidades, pero también sus hobbies y aficiones.

Silvia Damiano, autora del libro Implícame comenta que “muchos jefes desconocen cuáles son los puntos fuertes de la gente de su equipo. Las fortalezas son evaluadas generalmente en las entrevistas de trabajo pero una vez que la persona se convierte en empleado, esto deja de ser objeto de conversación”.

Por eso, un líder debe fomentar la confianza, porque la falta de ella es lo primero que afecta al buen funcionamiento del equipo y a la aportación de calidad de cada empleado. “En estas conversaciones es donde el jefe puede reconocer quien necesita autonomía y quiénes son los que no les importa recibir instrucciones sobre lo que hay que hacer. Todos somos diferentes y únicos y explorar las preferencias y motivaciones de cada uno es una buena inversión de tiempo si se quiere liderar mejor”, insiste Damiano.


Expansión