viernes, 15 de marzo de 2013

La empatía en Mejor imposible

Rubén Turienzo
@RubenTurienzo
Miembro del Talent Great Team

Melvil Udall, el protagonista de Mejor imposible, es un escritor antipático que no tiene el menor inconveniente en humillar a las personas que forman parte de su día a día. Obsesivo compulsivo, no tiene amigos ni a nadie con quién compartir sus experiencias, pero parece que tampoco le importa demasiado. Reacio a tener relaciones, no puede pasar un solo día sin que su camarera Carol le sirva en el restaurante al que acude. Por diferentes situaciones, Melvin, Carol y Simon, un vecino homosexual de Melvin, emprenden un viaje en coche, que se prevé conflictivo por las diferentes personalidades y los momentos vitales que atraviesan los ocupantes del vehículo.

 La empatía es una gran capacidad que nos permite reconocer, comprender y validar los sentimientos de los demás. Una persona empática es capaz de leer emocionalmente a los demás. Mejor imposible es una cinta llena de momentos especiales, pero uno en el que se aprecia perfectamente la empatía es en ese viaje en coche. Carol y Simon entablan una conversación profunda y poco a poco se van sincerando. Es Carol quien conduce y cuando la conversación llega a un punto álgido de gran descarga emocional, ella decide parar el coche para prestarle toda su atención a Simon.

La empatía es nuestra conciencia social, que da paso a la calidez, al compromiso, al afecto y a la sensibilidad. Las personas que tienen estas capacidades empáticas suelen dañar la intimidad emocional de los demás, pues al no darle valor a los sentimientos y emociones de los otros provocan malestar. La conversación entre Carol y Simon, basada en la escucha plena, crea entre ambos un vínculo inquebrantable. Si deseas que los lazos con las personas que te rodean sean fuertes y duraderos practica la empatía. Es posible.