martes, 14 de mayo de 2013

Los cinco fallos del currículum que molestan a las empresas


Tu currículum es para ti especial, único e irrepetible. Sin embargo, ten en cuenta que una empresa recibe un montón de currículums como el tuyo cada día. Por esta razón, es positivo entregar un currículum lo más claro posible para facilitar el trabajo de recursos humanos a los seleccionadores de dicha empresa. ¿Qué errores molestan más a los empleadores?

El tamaño de la letra

El tamaño de la letra puede tirar por la borda un buen currículum. En un currículum tan importante es la forma como el fondo. Por ello, evita cometer el error de poner un tamaño muy pequeño porque los seleccionadores de recursos humanos son expertos en captar información de un currículum con un solo golpe visual. Pero si pones el tamaño de la letra muy pequeño lo que consigues es que no capte absolutamente nada de ti.

El nombre del archivo adjunto

Cuando optas por mandar tu currículum a una empresa a través de correo electrónico tienes que ser consciente de que las tecnologías también dicen mucho de ti. Por ejemplo, nunca pongas únicamente el término currículum al archivo que mandas en adjunto. Añade también tu nombre y apellido para personalizarlo mucho más.
Del mismo modo, asegúrate de que mandas tu currículum en un formato que no causa ningún tipo de problema al abrirlo. Si una empresa no puede abrir el currículum que ha recibido lo más probable es que ni se moleste en avisarte de ello. Manda tu currículum en pdf porque así evitas que el destinatario pueda modificarlo.

Falta de claridad

Cuando un currículum transmite una sensación de caos el destinatario siente un rechazo directo a la hora de leerlo. Esto se produce por poner demasiada información en poco espacio o por no utilizar un orden cronológico indicando las fechas de las experiencias laborales. 



 


Las faltas de ortografía

Las faltas de ortografía molestan y mucho a los seleccionadores de recursos humanos porque una falta de ortografía dice mucho sobre un candidato: falta de cultura general, poca atención al detalle, descuido del resultado final de un proyecto… Del mismo modo, también molesta leer una carta de presentación con poca riqueza de vocabulario.

La insistencia excesiva

Algunos candidatos pueden llegar a ser demasiado insistentes en la búsqueda de un empleo al contactar con la misma empresa en varias ocasiones en un breve periodo de tiempo. Nadie consigue un trabajo solo por ser pesado.