miércoles, 24 de julio de 2013

El empleo flexible en España se reduce un 10% en los últimos doce años

Presentación del estudio 'Flexibilidad en el trabajo 2013'

La flexibilidad laboral en España se ha reducido en un 10,3%, pasando de un 50,2% en el año 2000 a un 39,9% en 2012. Esta es una de las principales conclusiones que pone de manifiesto la primera edición del informe anual “Flexibilidad en el trabajo 2013” elaborado por Randstad y SEO Economic Research. El estudio analiza, entre otros aspectos, la proporción del trabajo, los contratos de duración determinada, el trabajo por cuenta propia en el mercado de empleo total y las ventajas y desventajas posibles entre estas diferentes formas de trabajo flexible.

En la última década se ha extendido la idea de que las relaciones laborales flexibles (contratos de duración determinada, autoempleo y trabajadores contratados por agencias de colocación), han aumentado en todo el mundo y que, de hecho, ponen en duda la posición de los contratos de trabajo indefinidos tradicionales. No obstante el director de Relaciones Institucionales de Randstad, Luis Pérez, ha desmitificado esta idea al afirmar que “hoy en día no existe en ningún país un crecimiento estructural del empleo flexible, es decir, sigue porcentualmente sigue creciendo la contratación indefinida frente a la contratación flexible”. En este sentido Luis Pérez ha matizado que “España es uno de los países donde la caída del empleo flexible es mayor, que baja prácticamente 10 puntos” en 12 años, mientras que en otros países como, por ejemplo Alemania, la flexibilidad laboral se ha incrementado pasando del 22,5% en el año 2000 al 24,4% en el 2012.

Tipos de flexibilidad
En la actualidad, en torno a la mitad del empleo flexible lo constituyen el autoempleo y los contratos de duración determinada. Según el estudio de Randstad, es en los contratos de duración determinada firmados directamente con la empresa en donde se apoya esencialmente el trabajo temporal en España, ya que el uso de agencias de trabajo temporal no resulta tan común (0,5%).

El número de contratos de duración determinada en 2001 se situaba en el 32,1% en España y en 2009 cayó en picado hasta los 25,3% a consecuencia de la crisis económica que golpeó el mercado laboral español con mucha más fuerza que en el resto de países, y especialmente a los trabajadores que tenían un contrato de estas características. Como consecuencia de ello, la cuota de contratos de duración determinada en el panorama laboral se redujo drásticamente en 2008 y 2009, especialmente en España. De esa fecha a 2012 se registró nuevamente un descenso en nuestro país, pasando de los 25,3% a 23,7%.

Además de los contratos de duración determinada, el autoempleo es la otra forma de trabajo flexible más numerosa. Según el director de Relaciones Institucionales de Randstad, Luis Pérez, “estos servicios laborales flexibles pueden resultar atractivos para las compañías porque ofrecen una productividad similar a corto plazo y con menos riesgo”.

La flexibilidad laboral como motor de crecimiento económico
Del informe “Flexibilidad en el trabajo 2013” se desprende que existe una fuerte relación entre el uso de empleo flexible y el crecimiento económico, particularmente con respecto a contratos de duración determinada y empleos a través de ETT. Tal es así, que en un contexto de crisis económica, el trabajo flexible es “la primera forma de empleo que se ve afectada por el descenso de la demanda laboral, particularmente entre los trabajadores más jóvenes y con menos formación; pero también será la que más rápidamente se recupere al estabilizarse  la economía tras la crisis”, señala el director de Relaciones Institucionales de Randstad.

Para Randstad, el trabajo flexible en general, y las agencias de colocación o empresas de trabajo temporal en especial, facilitan las transiciones de empleo y traen nuevos participantes al mercado de trabajo tradicional, que normalmente no pertenecen al circuito laboral.

“Es posible, incluso, que la oportunidad de ofrecer trabajo flexible acelere el crecimiento económico. Es por esto por lo que cabe esperar un mayor aumento del empleo flexible en el momento en que las economías de la mayor parte de países occidentales vuelvan a crecer con fuerza. En el caso particular de la puesta a disposición de trabajadores a través de las agencias de colocación o empresas de trabajo temporal, pese a que no constituye más que una pequeña porción de todas las relaciones laborales flexibles, ha demostrado un crecimiento estructural que va más allá del ciclo empresarial regular”, sentencia Pérez.

Recomendaciones para mejorar la situación del mercado laboral español
Basándose en los datos de la OCDE, Randstad prevé que la recesión en España continúe en 2013 y que el crecimiento del PIB no llegue hasta 2014. La tasa de desempleo se estima que alcance el 28% antes de estabilizarse, mientras que la inflación y las presiones salariales permanecerán controladas.

Ante esta situación la consultora de RRHH considera que una de las principales recomendaciones para que mejore la situación del empleo en España reside en finalizar la evaluación de las reformas del mercado laboral cubriendo el total de sus objetivos y medidas.

Asimismo, considera importante promulgar una reforma del mercado laboral orientada a resultados, incluyendo el refuerzo hacia la eficiencia y el enfoque, además de la plena puesta en marcha del portal único de la Unión Europea y acelerar la implementación de la cooperación público-privada para asegurar la efectividad de su aplicación en 2013.

En lo que se refiere a los servicios públicos de empleo, Randstad aconseja reforzarlos y modernizarlos con el objetivo de asegurar una asistencia individual a los desempleados de acuerdo a sus perfiles y necesidades formativas. En este sentido, apunta que habría que reforzar la efectividad de programas de reorientación laboral para mayores y trabajadores de baja cualificación e implementar y monitorizar la efectividad de las medidas para luchar contra el empleo juvenil fijadas en la Estrategia de Emprendimiento y Empleo de 2013-2016.

Otros de los puntos que se aconsejan son continuar con los esfuerzos para incrementar la relevancia de la formación en el mercado laboral, reducir el abandono escolar y aumentar el aprendizaje continuo, por ejemplo, expandiendo la aplicación de la formación dual a través de una fase piloto e introduciendo un sistema de monitorización exhaustivo del rendimiento del alumnado al final de 2013.

En el ámbito social y con el objetivo de reducir el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social, Randstad recomienda reforzar las políticas activas del mercado laboral para incrementar la empleabilidad de las personas más allá del mercado laboral, y mejorar el enfoque e incrementar la eficiencia de medidas de soporte incluyendo servicios de calidad a las familias.

 

Equipos & Talento