martes, 30 de julio de 2013

Las diez preguntas que debemos hacernos antes de una entrevista de trabajo

Preparar nuestras fortalezas y debilidades o averiguar el posicionamiento de la empresa son aspectos claves

El que tiene la suerte de conseguir hoy en día una entrevista de trabajo, tiene el deber de preparársela. Forbes recoge diez consejos de profesionales de la selección sobre cómo un candidato debería prepararse previamente la entrevista de trabajo, así como preguntarse si uno es el adecuado para el puesto o si el puesto es adecuado para uno.

1. ¿Cuál es la reputación de la empresa?
Si la empresa es una conocida multinacional hará menos falta, pero siempre va bien un poco de investigación aunque sea en los buscadores de internet. Los reclutadores consideran que es especialmente importante en los sectores jurídico y financiero, dónde tradicionalmente hay más litigios en este sentido.

2. ¿Cómo puedo cuantificar mi experiencia?
Es importante llegar a una entrevista de trabajo habiendo cuantificado, es decir, expresado en números, nuestro rendimiento en posiciones anteriores. Porque es la mejor manera de demostrar los resultados obtenidos aunque no lo pregunten, y porque si nos hacen esa pregunta en concreto, contestar se lo confirmaré por teléfono o por correo electrónico más adelante es lo mismo que decir no tengo ni idea.

3. ¿Cuáles son mis debilidades para este puesto?
Del mismo modo que debemos anticipar las fortalezas, debemos ser conscientes también de las deficiencias. Habérnoslas preparado nos dará ventaja cuando el reclutador caiga también en esas debilidades. Además, encontrar la forma de abordar esa deficiencia dice otras cosas positivas del candidato a los ojos del reclutador, cómo que es capaz de enfrentarse a sus retos.

4. ¿Cuál es el posicionamiento de la empresa en su sector?
El conocimiento de la situación económica de la empresa así como su posicionamiento actual en el sector en el que se enmarca es clave para entender cualquier puesto de trabajo que se desarrolle en esa empresa. Además, así podemos posicionarnos mejor como un activo para mejorar esa posición.

5. ¿De qué habilidades diferenciadoras dispongo?
Para algunos profesionales de la selección, las entrevistas se basan en encontrar candidatos que se diferencian por alguna habilidad particular, así que descubre cuál es la tuya y posiciónate como el mejor candidato para ayudar a la compañía a alcanzar la meta que se proponía cuando inició este proceso. Y asegúrate de que queda claro en la entrevista.

6. ¿Qué estoy dispuesto a sacrificar para este trabajo?
Antes de acudir a la entrevista debemos imaginarnos en situaciones en las que tengamos que sacrificar algo por este trabajo, y saber hasta qué punto estamos dispuestos a sacrificar. Es importante tener claro este punto en la entrevista por si nos plantean una situación in situ, poder responder sabiendo si está antes o después del punto que nos hemos marcado pensando fríamente.

7. ¿Qué espero obtener de esta oportunidad?
Aunque parece difícil en momentos como el actual, uno tiene que plantearse por qué motivo le interesa ese puesto, y que es lo que espera obtener de él, porque probablemente sea una de las preguntas. ¿Es por el dinero? ¿Es por la empresa? ¿Es por las posibilidades de promoción? ¿Es por la adquisición de nuevas habilidades? Y un largo etcétera.

8. ¿Quien ha estado allí antes que tú?
Estos datos no son fáciles de conseguir, pero saber quién ocupaba nuestra posición antes de que quedara vacante (lógicamente si no se trata de un puesto de nueva creación) y por qué le echaron o por qué se fue nos será de mucha ayuda para saber a qué atenernos y plantearnos si superar nosotros los obstáculos que se han presentado anteriormente.

9. ¿Hay espacio para crecer?
Especialmente si el puesto está por debajo de tus expectativas, infórmate de si hay posibilidades de ascender y qué papel se otorga a la promoción interna en la empresa, así como las posibilidades de movilidad internacional si es que uno contempla esta opción.

10. ¿Me sentiré cómodo en este ambiente de trabajo?
Es importante compartir ciertos aspectos de la cultura de la empresa y también intentar averiguar si encajaremos en el ambiente de trabajo del departamento en cuestión, ver si somos personas con las que tendremos buena relación, de las que podamos aprender, y con las que tendremos ganas de pasar casi más tiempo que con nuestra familia.


Equipos & Talento