miércoles, 11 de diciembre de 2013

Los diez beneficios de los procesos de evaluación

El ahorro de costes y el aumento de la productividad, la alineación de los empleados con los objetivos de negocio o la mejora de la imagen de una compañía, son algunos de los beneficios que los procesos de evaluación proporcionan a las organizaciones.Mejorar el rendimiento de los empleados y la productividad de los negocios es uno de los desafíos de las compañías.
En un entorno como el actual en el que los recursos son limitados, mejorar el rendimiento de los empleados y la productividad de los negocios es uno de los desafíos más importantes a los que se enfrentan diariamente las compañías. Por este motivo, contar con metodologías y herramientas que garanticen gestionar el desempeño de las personas en las empresas se ha convertido en un elemento clave para las políticas de recursos humanos.

Meta4 destaca diez beneficios que los procesos de evaluación proporcionan tanto a las empresas como a sus profesionales:

1. Gestionar el talento: Los procesos de evaluación permiten detectar y premiar a los empleados que demuestren mejores capacidades, actitudes y conocimientos para desarrollar planes de carrera enfocados a mejorar su desarrollo profesional y aprovechar al máximo su potencial.

2. Establecer indicadores de RRHH: La evaluación sitúa los conocimientos y competencias de los empleados en el centro de la gestión del talento, nutriendo de información relevante a otras áreas de recursos humanos como la selección, formación, compensación y planes de carrera.

3. Detectar tendencias: A través del análisis de los resultados de evaluación por grupos de trabajo es posible establecer relaciones directas con los indicadores de recursos humanos para analizar aspectos como la satisfacción de los empleados, el nivel de absentismo, el número de bajas voluntarias, etc.
4. Analizar la evolución histórica del rendimiento: Para examinar el impacto que pueda haber tenido sobre el empleado los planes de acción definidos como consecuencia de evaluaciones anteriores. De este modo, se obtendrá una visión global de todo lo que puede influir en su desempeño.

5. Ahorro de costes y aumento de la rentabilidad: Las herramientas de evaluación permiten rentabilizar y medir la ejecución de los planes establecidos, obtener retorno inmediato de la inversión realizada y disponer de información del impacto real en el negocio.

6. Optimizar el sistema retributivo: Medir el rendimiento de los empleados y establecer planes de compensación adecuados a cada uno de ellos en función a su aportación individual al negocio, evita desajustes en la remuneración, una fuente habitual de insatisfacción en las organizaciones.

7. Alinear las competencias de los empleados con las necesidades reales del negocio: Esto posibilita el diseño de sus planes de carrera, sucesión, formación, movilidad, etc. acorde a los objetivos estratégicos marcados por la dirección de la compañía.

8. Reforzar el compromiso de los empleados: Un proceso de evaluación debe ser transparente para todas las áreas de una organización. Esto fomentará la implicación de los empleados y su contribución a la definición de los objetivos y resultados del negocio.

9. Potenciar la marca de la compañía: Estar involucrado en los objetivos estratégicos de negocio así como su reflejo en los criterios de evaluación refuerza el orgullo de pertenencia de los empleados y la cultura de una empresa.

10. Flexibilidad: Si una compañía precisa reorientar su negocio, ya sea por el cambiante contexto económico o por su propia evolución, los procesos de evaluación le proporcionan una mayor cobertura a sus nuevas necesidades permitiéndole redefinir los objetivos y competencias clave de sus empleados de forma ágil y con mayores garantías de éxito. 
 

No hay comentarios: