martes, 11 de febrero de 2014

Una docena de razones por las que tienes que mejorar tu productividad

La productividad personal tiene como esencia mejorar nuestra forma de hacer las cosas para hacer que nuestro tiempo sea más efectivo. Muchas veces se confunde la productividad personal con trabajar más y mejor, pero a mí me gusta más considerarla como una filosofía que empapa todas las facetas de nuestra vida y que nos ayuda a disfrutar más y a alcanzar nuestro máximo potencial.

Ser productivo no significa necesariamente hacer que mi empresa gane más dinero con mi trabajo o hacer más cosas en la misma cantidad de tiempo. Ser productivo puede significar cosas tan sencillas como no hacer cosas innecesarias, poder concentrarnos mejor en lo que estamos haciendo o disfrutar más de lo que tenemos entre manos.

Desde luego que mejorar nuestra productividad requiere un cierto esfuerzo que debemos estar dispuestos a hacer y a prolongar en el tiempo. ¿Por qué deberíamos hacerlo entonces?

Para mí hay innumerables razones, pero este blog me impide poner más de doce ;) 


1. Para hacer que nuestro tiempo sea nuestro

Cuántas veces has tenido la sensación de “este fin de semana no he hecho más que perder el tiempo”. Puedes estar todo el día haciendo cosas y tener la sensación de que no has avanzado nada. Los sistemas de productividad personal nos ayudan a tomar consciencia de la importancia de nuestro tiempo y nos dan la perspectiva necesaria para que sepamos invertirlo sabiamente.

2. Para alcanzar nuestros objetivos

Uno de los principios fundamentales de esta filosofía es que debemos dar siempre pasos para llegar a algún sitio. Tener objetivos definidos y saber como llegar a alcanzarlos es una de las sensaciones más alentadoras que podemos tener. Alcanzar nuestros objetivos es muy gratificante.

3. Para que valoren más tu trabajo

Cuando eres capaz de explicar a qué estás dedicando cada hora de tu tiempo y para qué, la gente que te rodea sabrá hasta que punto eres una persona valiosa y el impacto que tiene tu tiempo en tu trabajo. Puedes trabajar muy duro pero no ser valioso. Recuerda siempre que ser productivo no es estar ocupado.

4. Para que cada minuto cuente

Esto se logra haciendo que todas tus acciones te conduzcan a un objetivo. No significa que tenga que estar trabajando cada minuto. Tomar un café yo solo según llego al trabajo no me aporta nada más que un café, pero tomarmelo con los compañeros después de estar en la oficina una hora me ayuda a descansar, a organizar mis ciclos de trabajo y a mejorar mis relaciones personales.

5. Para tener más tiempo libre

Al final el trabajo es una cuestión de consecución de objetivos. Si yo soy capaz de realizar mi trabajo eficazmente en mi jornada laboral, no tengo porque hacer horas extras. Si extiendo este principio a mis obligaciones fuera del trabajo veremos como tenemos más tiempo para dedicarlo a lo que verdaderamente nos apetece hacer.

6. Para mejorar tu vida familiar

Si tenemos más tiempo libre y somos conscientes de la importancia de cada minuto es probable que decidamos pasar más tiempo con nuestra familia. Aún diría más, ese tiempo va a ser un tiempo de más calidad que antes.

7. Para reforzar tu autodisciplina

La productividad personal es una cuestión de hábitos, y forjar hábitos requiere constancia y disciplina. La disciplina que se adquiere peleando por mejorar nuestra productividad puede ser empleada en muchas otras facetas de la vida, como escribir en un blog por ejemplo ;)

8. Para trabajar mejor con tus compañeros

Cuando estoy hablando con mis compañeros de trabajo estoy con ellos 100%. Cuando no estoy hablando con, saben cuando pueden consultarme y cuando estoy tan concentrado que tienen que esperar para hacerme una consulta. Eso mejora muchísimo las relaciones laborales. ALgo tan sencillo como la técnica de la Tarjeta Roja ha cambiado mi forma de entender el trabajo.

9. Para saber valorar lo importante

Debemos ser prácticos en esta vida. Si algo no me lleva a ningún sitio no es importante. En la base de todo esto reside un principio todavía más importante: si lo que voy a hacer no me va a hacer más feliz, lo mejor es que no lo haga.

10. Para disfrutar más de lo que estás haciendo

La productividad personal es la antítesis de la multitarea. Hay que hacer una sola cosa a la vez y sumergirte completamente en lo que estás haciendo. De este modo, no solamente seremos más eficaces, sino que disfrutaremos mucho más.

11. Para sentirte realizado

Al tener un faro en nuestro horizonte que es la consecución de determinados objetivos, podemos echar la vista atrás y ver todo lo que hemos logrado. Mis mejores días de trabajo son los que veo mi lista de tareas diarias y están todas tachadas. Me voy a mi casa con la sensación de haber hecho un buen trabajo.

12. Para encontrar la mejor versión de nosotros mismos

Al final todos queremos ser mejores. Queremos ser más listos, más guapos, más fuertes, más ricos. Sea cual sea tu objetivo, mejorar tu forma de hacer las cosas y convertirte en una persona más productiva te va a ayudar a alcanzarlo.
El bien más valioso del que dispones es tu tiempo. ¿Por qué no aprender a utilizarlo sabiamente? Mejorar tu productividad es un camino para hacer tu vida más plena y tener el tiempo que necesitas para hacer felices a los que están a tu alrededor.


Imagen destacada vía Morguefile.
 
 

2 comentarios:

Silvia Hidalgo dijo...

Muy interesante! Máxime cuando realmente no se nos educa para la optimización del tiempo, ni mucho menos.
Una buena manera de ser mejores en todos los ámbitos para modificar la autovaloración que podemos tener de nosotros mismos, a positivo.

Maite Martin dijo...

Interesante y muy útil. ¿Cuál es la técnica de la Tarjeta Roja?