martes, 25 de noviembre de 2014

El jefe que todo el mundo quiere tener

La figura de líder puede provocar en muchas ocasiones un doble sentimiento por igual: simpatía y antipatía. Para ser jefe debes lidiar muy bien con este arma de doble filo y tener muy claro tu posición, que por un lado debe de ser de cercanía con los empleados y por otro, puede desatar firmeza y críticas por las decisiones tomadas o la forma de actuar.

Un grupo de empresarios ha elaborado para inc.com una serie de consejos para depurar la imagen personal que los trabajadores tienen de sus superiores:

1. Predica con el ejemplo
¿Busca llegar al consenso? No importa lo que usted diga, importa lo que hace. Los empleados pasan una gran cantidad de tiempo viendo lo que hace el jefe, y esas acciones importa mucho más que sus palabras.
2.Comunica y comunícate un poco más
Sí, por supuesto, sobrecomunicarse es ahora un mantra del liderazgo. Pero encontramos la gente simplemente no se comunica lo suficiente, ya sea porque está ocupada o espera que la gente tome la iniciativa y haga las cosas.
3.Ten sentido del humor
Éste es un punto complicado porque lo que una persona encuentra divertido, otra no lo soportará. Lo mejor, empezar por reírse de uno mismo.
4.Admite el fracaso
“Me equivoqué” y “lo siento” pueden ser las dos palabras más poderosas y efectivas que un líder puede decir.
5.Mantén siempre la compostura
En parte, esto está relacionado con el primer punto. Ver al jefe en unas condiciones como poco cuestionables, incluso si se trata de alguna celebración fuera del contexto laboral, nunca es positivo.
6.Se justo
Intenta ser lo más equitativo posible con tus empleados, no tener ‘favoritos’ ni despreciar a nadie.
7.No cotillees
No permitas que tus empleados chismorreen sobre la vida de los demás ni de la suya propia, algo que empieza por no dar pábulo a lo que te explican los demás ni esparcirlo por la empresa.


Canal CEO