viernes, 10 de abril de 2015

Aumenta el número de hombres que reduce su jornada para el cuidado de sus hijos

La conciliación entre la vida laboral y la profesional es un tema que cada vez preocupa más al colectivo masculino. ManpowerGroup ha constatado esta tendencia de su contacto diario con candidatos en todo el mundo. Asimismo, los datos de la Encuesta de Población Activa del INE también dan muestra de un paulatino incremento en las reducciones de jornada de los hombres para cuidar de sus hijos. A pesar de seguir a niveles muy inferiores al de las mujeres, los hombres entre 25 y 44 años representan, a finales de 2014, el 3% de las reducciones de jornada por cuidado de los hijos, frente a tan sólo el 1% del cuarto trimestre de 2008.
 
Por otra parte, el análisis más detallado de las cifras viene a mostrar una tendencia mucho más clara en la generación más joven. Y, sin duda alguna, son estos más jóvenes los que marcan la diferencia frente a sus mayores en cuanto a la reducción de jornada. Así pues, el grupo de 25 a 34 años es el que más incrementa, quintuplicando su porcentaje y pasando de un 1% en el cuarto trimestre de 2008 al 5% en el cuarto trimestre de 2014. Por su parte, el grupo de hombres entre 35 y 44 años no han variado su porcentaje en estos años y lo mantienen en un 2%.

Este es un cambio social que implica también una transformación en las empresas y una adaptación en sus políticas de fidelización del talento. La holística del talento como enfoque en la gestión del mismo, supone la integración no solo de aspectos clave a nivel organizacional sino también en la esfera individual. Los hombres y el rol de la paternidad en nuestra sociedad evolucionan y las cifras empiezan a acompañar a las tesis que defienden la Igualdad.

Más allá de las cifras, también encontramos ejemplos prácticos en la vida diaria de muchos hombres que a pesar de sus complicadas agendas, buscan y encuentran espacio para conciliar. Este es el caso de Álex Rovira, mentor del área de Comunicación y Personas de Human Age Institute, para el que sus hijos son su prioridad y organiza su jornada laboral en función de esto.

“Son el Sentido de mi vida, y son los mayores maestros que ésta me ha regalado. No porque nos den lecciones regladas, sino porque nos regalan el mayor de los dones que nos puede ser dado: aprender a amar y a ser mejores personas para poder acompañarles del mejor modo posible hasta que vuelen batiendo sus propias alas, o siempre que nos necesiten” asegura Álex.