lunes, 13 de abril de 2015

Cómo lidiar con el estrés en el trabajo

Adecco-lidiar-con-el-estres

El estrés puede ser un componente habitual en muchos trabajos. Las presiones, la falta de tiempo y el cumplimiento de objetivos son cuestiones que generan esa adrenalina que, para algunas personas, puede llegar a ser positiva, pero que en dosis muy elevadas puede derivar en problemas de salud. Por ello, si eres de las personas que sufren este tipo de malestares, queremos recomendarte algunas claves para mantener el control y preservar la salud en estos casos:
  1. Anticipación: cuando sientes que esta tensión negativa empieza a afectarte negativamente es el momento de tomar cartas en el asunto. Como primera medida, intenta plantearlo a tu supervisor o al responsable de RRHH. No como un asunto sin salida, sino buscando alternativas para superar el estrés del modo más saludable:¿horarios flexibles? ¿formación para afrontar proyectos con los que tengas especial dificultad? Hay muchas formas de solicitar ayuda que serán bien recibidas por tus superiores. La idea es que lo hagas sugiriendo tú mismo posibles acciones preventivas.
  1. No te aísles: la soledad en el trabajo es uno de los factores que menos ayuda en los casos de estrés. Es importante tener a alguien con quien hablar y que te permita ver las situaciones desde otra perspectiva. No te aísles y encuentra a una persona con quien compartir los pros y los contras del día a día en el trabajo.
  1. Intermediarios: a veces, por otro lado, las causantes de nuestro estrés pueden ser las mismas relaciones con los compañeros. Nadie desea estar incómodo en el trabajo. Si estás pasando por un mal momento en tu relación con alguno de tus colegas y no logran ponerse de acuerdo entre ambos, busca un tercero que pueda intermediar y ayudarlos a resolver la situación sin que la tensión genere quiebres más importantes.
En muchos casos, los motivos que producen el estrés en el trabajo pueden evitarse. Piensa que los empresarios desean más que nadie que este tema no dañe las relaciones laborales, la salud de los trabajadores ni la productividad de la compañía. Ellos son los primeros interesados en encontrar soluciones a las causas del estrés. Toma la iniciativa y habla con los responsables siempre manteniendo una actitud positiva y ofreciendo soluciones realizables. Puedes hacer de tu lugar de trabajo un lugar mejor. No esperes a que los problemas que pueden resolverse con antelación generen mayores inconvenientes. Pasa a la acción y encuentra soluciones.