lunes, 29 de junio de 2015

Tipos de jefes

tipos de jefeCasi todos los que trabajamos tenemos un jefe por encima y nadie a nuestro cargo. Esta es la situación en la que se encuentra el 70% de los ocupados. Los jefes son menos, pero la cifra no es pequeña. El 20% tiene a alguien a su cargo, es decir, hay un jefe por cada cinco empleados. El resto de trabajadores son los que ni una cosa ni la otra, ni tienen a nadie que les diga lo que deben hacer ni le dan la lata a ningún subordinado.

Los datos los recoge la submuestra de la EPA que se ha publicado en el mes de mayo. La distribución por tipo de puesto de trabajo es una de las variables de la submuestra.

Este año hay menos jefes que el pasado, aunque la diferencia solo es apreciable para los que les ha tocado vivirlo, porque para el conjunto no supone una variación sustancial. Con respecto a 2013, ha aumentado unas décimas el número de empleados rasos y el de trabajadores independientes (hasta situarse en el 68,6% y 11,7%, respectivamente).

Cuatro perfiles diferentes al mando

  • El típico encargado, jefe de taller o de oficina, capataz o similar. Es el que viene todos los días diciendo que si te has dejado encendido el ordenador, que si ya estás alargando demasiado la pausa de media mañana o el que te propone quedarte nada más que cinco minutitos todos los días después de la jornada. Esta especie supone el 6,2% de los ocupados.
  • Los mandos intermedios. Son esos tipos que, a pesar de que te ven todos los santos días laborables del año, siempre confunden tu nombre y te saludan unas veces sí y la mayoría no. Están a la par en número que los encargados, el 6,2%.
  • Directores de pequeña empresa, departamento o sucursal. Siempre tienen la misma cara: si quieren promover el buen ambiente, fijan una sonrisa todo el día y no consiguen relajar los músculos faciales ni durmiendo; si les gusta que haya mal rollo, es mejor no encontrártelos mucho, siempre encuentran el cabeza de turco para dar una lección que ejemplifique. Son un par de décimas más numerosos que los anteriores, representan el 6,4%.
  • Directores de empresa grande o mediana. Si la empresa es mediana, a lo mejor lo ves algo más, pero si trabajas en una empresa grande, solo coincidirás con esta rara avis en la reunión anual. Si te mira, será con total indiferencia porque se cree que está en el mismo estatus que Brad Pitt,y que no debe hacer concesiones porque luego lo agobian. Por suerte, son muy escasos, tan solo representan el 0,8% de la submuestra.
Un dato muy llamativo que destaca de la encuesta es que el porcentaje de hombres que dirigen una empresa pequeña es el doble que el de mujeres directoras. Si la empresa es mediana o grande, el porcentaje de hombres se triplica con respecto al de mujeres. Con respecto a los encargados y mandos intermedios, los porcentajes se aproximan un poco más, pero aún en estos casos es evidente la diferencia entre géneros. Esto evidencia el camino que todavía queda por recorrer hacia la igualdad de oportunidades y la necesidad de medidas que promuevan un cambio de situación.