lunes, 2 de noviembre de 2015

5 pasos para ser más respetado en el trabajo

Ser reflexivo, cumplir las promesas y hacer más fácil la vida de los demás, algunos de ellos

Según Jayson Demers, fundador y CEO de AudienceBloom, "el respeto rara vez se da por norma o por defecto". Tal y como reconoce en Inc.com, "la mayoría de veces, en la mayoría de lugares y con la mayoría de gente, ese respeto tiene que ganarse a través de la calidad y la naturaleza del trabajo que uno desarrolle en la empresa". 
 
Al margen de la calidad de ese trabajo y de los resultados finales, Demers opina, sin embargo, que "hay una serie de pasos que pueden ayudarle a uno a ganarse el respeto de los demás -compañeros, socios e incluso jefes- en casi cualquier entorno organizativo". ¿Quieres saber cuáles son esos pasos?
  1. Ten un plan. Lo primero de todo es determinar quién eres y cuál es tu misión dentro de la empresa. ¿Dónde te ves dentro de cinco años? Las personas que no reflexionan en torno a estas cuestiones suelen pasar desapercibidos y ahí radica el origen del poco respeto que suscitan, en el hecho de no destacar. Dicho esto, es necesaro que antes de entrenar o cambiar de hábitos, decidas quién eres en el conjunto de la empresa y de qué manera vas a llevar adelante tu estrategia para obtener resultados.
  2. Reflexiona las cosas. La gente pierde el respeto de los demás cuando tiende a reaccionar de manera impulsiva ante las cosas. En su lugar, toma aire y piénsate las cosas antes de tomar una decisión en firme: antes de intervenir en una reunión piénsate dos veces cómo vas a abordar esa intervención; si hay algo que te moleste, tómate un momento y trata de calmarte antes de hablar con alguien sobre ello. Evidentemente, si vas a tomar una gran decisión, reflexiona previamente y con detenimiento sobre los pros y los contras: piensa que, en cualquier caso, cuanto más se piensan las cosas, menos margen existe para el error, así que no te dejes llevar por reacciones basadas en lo emocional.
  3. Cumple tus promesas. Cada vez que digas que vas a hacer algo, hazlo. Tu palabra tiene que ser la mayor de las garantías. Piensa que en el momento que te contradices a ti mismo, aunque solo sea un poco, vas a perder un poco más del respeto de los demás. Si faltas a menudo a tu palabra, la gente dejará de respetarte y de confiar en ti por completo.
  4. Hazles la vida más fácil a los demás siempre que tengas la oportunidad. En vez de pedirle a tu superior las directrices para llevar a cabo una tarea, intenta averiguarlas por ti mismo; si ves que un compañero está hasta arriba de trabajo, pregúntale si hay algo que puedas hacer por él; si ves que el café de la sala de descanso se ha terminado, ofrécete para reponerlo. Se trata de acciones muy sencillas que mejorarán el día de los demás, quienes recordarán tu pequeña hazaña y te tendrán en gran estima. Piensa que siempre que te preocupes de los demás y les facilites su día a día, será mucho más fácil ganarse su respeto.
  5. Se paciente. Este es probablemente el paso más importante de todos porque la falta de paciencia te situará poco a poco más cerca del fracaso. Se necesita mucho tiempo para construir una reputación y para ganarse la confianza y el respeto de los demás, así que tómatelo con calma y en un momento u otro los resultados simplemente llegarán.

 

Equipos & Talento