miércoles, 18 de mayo de 2016

5 consejos para duplicar tu concentración

La concentración es importante para ser productivos en el trabajo. La tendencia a procrastinar esta enlazada a la desconcentración que impera en nuestros hábitos diarios.


concentracion.png
Los ladrones de tiempo en los que podemos caer a lo largo de la jornada laboral vienen también provocados en cierta medida por el mismo motivo de desconcentración. Para poner solución a estas prácticas que afectan a nuestra productividad y eficiencia en el puesto de trabajo te recomendamos la siguiente guía:



La concentración depende de un trabajo personal y constante. Existen distintos mecanismos que tienen como fin crear hábitos de concentración pero que sin un esfuerzo personal no pueden llevarse a cabo. Así las cosas, en este post hablamos de algunas pautas que ayudan a mejorar la concentración en las actividades que realizamos a lo largo del día, ya sea en la oficina o en nuestro tiempo libre.

Planea objetivos

Establecer  metas que queremos alcanzar ayuda a focalizar nuestra actividad en un punto fijo. Con ello conseguimos centrar nuestra atención y aumentamos la concentración en pro de conseguir alcanzar los objetivos establecidos.
Además, con esta planificación podemos establecer prioridades y una hoja de ruta para no caer en ladrones de tiempo o distracciones provocadas por no saber a qué dirección nos queremos dirigir.

Ejercita la mente

La concentración requiere un proceso de aprendizaje en el que vayamos ejercitando la mente. Practicar juegos como el ajedrez o el sudoku ayuda a reducir los niveles de abstracción. Dedicar 15 o 20 minutos a algún juego de mesa  de estrategia beneficia tus niveles de concentración y a medida que pasan los días notarás como tu capacidad para dedicarte con fijación a una actividad aumenta. Elige el juego que más te guste y haz la prueba.



Toma descansos

Sobrecargar la mente de actividades o planteamientos conlleva a una reducción del rendimiento y aumento del estrés. Para evitar caer en estas situaciones es recomendable hacer pequeños descansos cada hora de unos cinco minutos, ya sea para ir al baño, tomar un café o una pequeña charla con los compañeros. De esta forma conseguimos despejar la mente para volver a la actividad con las ideas claras. Técnicas de relajación o meditación son también herramientas útiles para estar relajado en el trabajo.  

Adapta el entorno

Tu espacio de trabajo va a influir también en tu predisposición a trabajar. Crea un ambiente agradable y que te motive. La organización te hará sentir mejor y te facilitará la localización de herramientas necesarias para las actividades que estás realizando. También pueden decorar tu espacio como más te guste, poner plantas y añadir luz.

La música ayuda

La música es un buen aliado para relajarse e influye de forma positiva en la productividad. Es por esto que escuchar música en el trabajo puede ayudar a estar más concentrado y animado durante la realización de una tarea. No obstante no todos los tipos de música son efectivos según qué momento. Por ejemplo, si estás realizando una tarea que requiere mucha atención no escuches tu música favorita porque puede generar distracciones.