viernes, 1 de julio de 2016

Los espacios laborales apuestan por oficinas compartidas y puestos sin propietarios

Prácticamente pasamos el 60% de nuestra jornada laboral reunidos o colaborando con otros y, como consecuencia, el 40% de los puestos operativos están vacíos la mayor parte del día. Las reuniones más frecuentes son las que implican a pocos empleados y requieren poco tiempo. El 61% de las reuniones son programadas y de una duración de 23 minutos; el 39% imprevistas y de 18 minutos.
oficinas


El trabajo remoto, la flexibilidad laboral y el trabajo colaborativo ha hecho que los profesionales trabajen cada vez menos en oficinas cerradas. En este sentido, un estudio de Ofita, revela que las empresas están malgastando un 40% en costes inmobiliarios no necesarios, mientras que los espacios de reunión están saturados.
En las oficinas actuales el número de despachos disminuye, los puestos de trabajo no tienen propietario y las zonas comunes representan el 65% del espacio de trabajo demandando.  Este cambio es realmente visible. A finales del siglo XX los despachos ocupaban el 30% del espacio en las oficinas, a comienzos del actual, solo lo hace el 15%, y no digamos en las oficinas 3.0, donde desaparecen por completo.
Sumado a esta desaparición, asistimos a la eliminación de la propiedad del puesto de trabajo, es decir, cada trabajador puede ocupar el puesto de su compañero según sus necesidades puntuales.
Además, no solo cambia el tamaño de las oficinas sino también el diseño se transforma con la irrupción de nuevas tipologías con entornos poco comunes en la oficina hasta hace relativamente poco (espacios informales, zonas de relax, zonas de juego…).