jueves, 18 de abril de 2013

Más de la mitad de las empresas contratará trabajadores durante el año 2013

Con una cifra record de paro en el país, que llega al 26%, un 35% de los encuestados teme perder su trabajo durante 2013, según se desprende de la Guía Laboral 2013, elaborada por Hays, multinacional británica dedicada a la selección de profesionales cualificados. Por otro lado, el 70% de los españoles que se encuentran trabajando en el extranjero desean volver a España en cuanto la situación mejore, “Este deseo es una buena noticia, ya que significa que los profesionales que vuelvan a España lo harán con una experiencia internacional que aportará un valor muy alto a las empresas que los contraten cuando regresen. Asimismo, se dibuja como un tema de gran importancia debido a la imparable tendencia de las empresas españolas a expandir mercado fuera de nuestras fronteras” señala Christopher Dottie, director general de Hays en España. De los profesionales encuestados en el estudio que actualmente están trabajando en el extranjero, más del 80% había emigrado en los últimos 5 años, coincidiendo con el inicio de la crisis económica. De igual forma, entre los profesionales que se encuentran trabajando en España, hasta un 67% se está planteando buscar trabajo fuera. 

El estudio en el que se basa la Guía Laboral 2013 se ha realizado sobre una muestra de casi 3.000 profesionales y 1.000 empresas, y contiene datos específicos de cinco de las ciudades españolas más importantes: Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia y Sevilla. Incluye un análisis de las tendencias para 2013 y de los profesionales más cotizados y las posiciones menos demandadas en cada uno de los siguientes sectores: Contabilidad y Finanzas, Banca, Ingeniería y Construcción, Legal, Life Sciences, Logística, Ventas y Marketing, Retail, Seguros y Tecnologías de la Información.

Según la Guía, el sector de Tecnologías de la Información es el menos afectado por la situación económica y se erige como un sector anticíclico donde la demanda de profesionales responde a la dinámica interna más que a los vaivenes de la economía nacional. Este año, muchas de las ofertas estarán ligadas al desarrollo alrededor de la telefonía móvil, tanto IOS como Android. Una nota positiva: de los resultados del estudio se desprende que más de la mitad de los empresarios, un 51.3%, realizarán contrataciones este año, y de entre estas contrataciones la mayoría serán en Ingeniería (29.4%), Ventas (56.8%) o Informática (29.8%).

La progresiva internacionalización de las empresas españolas, que buscan salida a sus productos y servicios en otros países para crecer, ha llevado a los empresarios ser más exigentes con el perfil de profesional que buscan: una persona con experiencia, que ofrezca un retorno de la inversión inmediato, con idiomas y una gran capacidad de adaptación, que pueda evolucionar en un entorno tan cambiante. La diferenciación del candidato se centra cada vez más en las competencias personales, y determinadas actitudes durante la entrevista de trabajo, como mostrar arrogancia (77.3% de los empresarios) o criticar a su antigua empresa (64%) pueden hacer perder una oportunidad a un candidato en un momento en el que el empresario no puede arriesgarse a contratar a la persona equivocada.

Tendencias salariales
El estudio incluye una guía salarial actualizada con las principales posiciones en cada uno de los diez grandes sectores de actividad económica. Se compara la oferta salarial para las mismas posiciones en cinco de las ciudades más importantes de España en función de la experiencia. Por norma general, Madrid ocupa la primera posición en cuanto a salarios, seguida por Barcelona, Bilbao, Valencia y Sevilla.

Las empresas se están viendo obligadas a buscar nuevas fórmulas para captar y retener el talento con presupuestos más reducidos. El pasado año la mitad de las empresas congelaron los salarios. Las fórmulas mixtas, que incluyen componente variable y beneficios no financieros, se afianzan en el panorama laboral. Un 56% de las empresas paga remuneración variable a sus empleados, normalmente ligada a resultados y objetivos, tanto individuales como de equipo o en referencia a los resultados generales de la empresa.

Pero el foco se ha centrado este año en los beneficios no financieros, que cuentan con una aceptación del 90% entre los profesionales. Mientras en 2011 eran un 30% las empresas que no ofrecían este tipo de beneficios a los empleados, este año son apenas un 16% las que no lo hacen. Los más populares son el coche de empresa (44%) y la formación externa (42%). Esta última goza de especial aceptación entre los empleados, ya que aporta un valor añadido a su perfil profesional y hace aumentar su empleabilidad.

Adaptación y cambio son los ejes sobre los que pivotará el año 2013. Las empresas deben encontrar nuevos mercados a través de los cuales poder crecer, y apoyarse en el talento de los profesionales españoles, que deben crecer con las primeras. “El mayor desafío que afrontan las empresas que operan en España es, sin duda, el conseguir adaptarse para prosperar, buscando nuevos mercados exteriores, encontrando la forma de diferenciar sus productos apoyándose en la calidad más que en el precio, explorando nuevas maneras de hacer negocio, como el e-commerce, y centrándose en el control de gastos” afirma Christopher Dottie, “De igual forma, los trabajadores españoles deben adaptarse a las nuevas necesidades, dando un giro a la mentalidad más tradicional. Hacen falta profesionales cualificados orientados a objetivos, proactivos y con un perfil internacional. Los candidatos que sepan acercar su perfil al modelo que las empresas están buscando tendrán más éxito. Desde 2001, año en que Hays empezó a operar en España, la realidad ha cambiado de forma radical, y todos los actores que operamos en este contexto tenemos que desarrollar la capacidad de detectar el cambio, esa gran constante universal, y reinventarnos para afrontar los desafíos que plantea”.

La opinión de los profesionales en activo y en paro
Entre los candidatos se percibe la incertidumbre. Si el año pasado un porcentaje sorprendentemente elevado estaba pensando en cambiar de trabajo, este año esa cifra ha bajado 13 puntos, hasta un 70%, que sigue siendo una cifra que llama la atención en un mercado laboral escaso de confianza. Una de las razones que motiva a los trabajadores a abordar un cambio de empleo es económica: el 38.8 % de los mismos considera que el sueldo que percibe no es adecuado, y sólo un 20% del total considera que está ajustado al trabajo desempeñado. Sin embargo, no es este el motivo número uno que motiva un cambio de trabajo: el 62% declara hacerlo por las perspectivas de crecimiento profesional.

De entre los datos obtenidos por Hays entre los desempleados, encontramos uno de los más sorprendentes del estudio: hasta un 30% de los trabajadores en paro rechazaron una oferta de trabajo en 2012. ¿Las razones? En la mayoría de los casos, el salario no era suficiente. “Se está dando un descenso general de salarios en la mayoría de los sectores de la economía. Los profesionales que acceden desde una situación de desempleo a un trabajo perciben un salario menor al que tenía su precedente en el mismo puesto, y, de igual forma, los perfiles más junior también acceden a nuevos puestos con un salario menor” afirma Christopher Dottie. Aparte de un salario insuficiente, los desempleados han rechazado ofertas de trabajo porque no se adecuaban a su experiencia o área de formación (27.5%) o porque el proyecto no era interesante (22.5%).

¿Y qué están haciendo los profesionales en paro para mejorar su perfil? Apuestan mucho menos que los trabajadores en activo por la formación académica (un 57.8% frente a un 63% de los que tienen empleo), y apuestan más por el aprendizaje de herramientas informáticas, formación técnicas y desarrollo de competencias personales. En cuanto al método más eficaz para encontrar trabajo, están de acuerdo con los profesionales en activo: los contactos personales se sitúan a la cabeza. Por detrás de la red de contactos personales se encuentran las empresas de selección de personal e Internet y las redes sociales. Se sitúan por detrás otras vías como el contacto directo con la empresa o las ETTs.

La opinión de los empresarios
Entre los empresarios, el sentimiento es generalizado: el 40% considera la reforma laboral no ha supuesto un cambio sustancial del que consideran es su mayor obstáculo, la rigidez de la legislación laboral. Con un 35% se sitúa justo por detrás la visibilidad de España en el mercado internacional, y en tercer lugar, con un 30% de las respuestas, se sitúan las actuales dificultades para acceder a un crédito, consideradas como una barrera a la hora de crear empleo.

Las empresas buscan adaptarse. La primera salida es la internacionalización: las empresas se mantienen y crecen abriendo mercado en el extranjero. Esto repercute en el perfil de profesional buscado, un profesional más global, con disponibilidad para viajar e idiomas. También buscan la optimización de los recursos, por lo que todos los trabajadores relacionados con procesos de optimización, como expertos en Lean Manufacturing, están en auge en 2013, así como los especialistas ligados al control de costes, como analistas financieros o analistas de riesgo. Además, las compañías están explorando nuevas formas de negocio, explotando el potencial de Internet. La creciente confianza de los consumidores en la venta online hará de este un buen año para los profesionales del e-commerce y expertos en marketing online.

La internacionalización de las empresas y la importancia de los idiomas
A pesar de la crisis, son numerosas las empresas españolas que mantienen datos positivos. La razón, además de las estrategias de contención de gastos y optimización, es que estas empresas están encontrando proyectos fuera de España, donde pueden aprovechar su expertise y recursos. Por ello, el perfil del profesional global está muy cotizado, por escaso. Muchos empresarios alertan de las discordancias entre ofertas de empleo cualificadas y la escasez de profesionales que posean las competencias adecuadas. Los idiomas continúan siendo una asignatura pendiente: muchos candidatos han perdido oportunidades por no conocer otras lenguas, ya que 9 de cada 10 puestos exigen el conocimiento del inglés. Incluso más: los resultados han revelado a Hays que el inglés ha superado por primera vez al castellano en el mundo laboral español. El 91% de los empresarios considera imprescindible el inglés, frente a un 76% que considera imprescindible el castellano. Por detrás se sitúan el francés y el alemán. Este último está abriendo puertas a muchos ingenieros a industrias como la automovilística.

El portugués crece en su valoración, por el volumen de negocios mantenido con el país vecino y, en especial, con Brasil, un mercado emergente de enorme potencial. Quizás por todo esto, el 55 % de los profesionales están en este momento estudiando idiomas.

Imbuidos como estamos en un mercado global, no sorprende que muchos trabajadores opten por salir al extranjero a buscar oportunidades de trabajo más atractivas o salarios más elevados. Existen ciertas preferencias sobre los destinos, que se ven reflejadas en el estudio, pues el 45% de los expatriados se concentran en 5 países, cuatro de ellos europeos: Reino Unido, Alemania, Francia, Suiza y México. Llama la atención que países como Australia o Nueva Zelanda se sitúen muy por encima de los países del continente asiático o africano en cuanto a destinos favoritos a pesar de la lejanía geográfica. La mayoría de los encuestados tiene formación en IT, Ingeniería o Finanzas. El 35% emigró por falta de oportunidades de trabajo en nuestro país. ¿Y cuáles serían las razones que frenan la salida de muchos trabajadores españoles al extranjero? De forma radical, los motivos familiares. Un 79.7% de los encuestados afirmó que rechazaría un trabajo por esta razón. El conocimiento del idioma sólo supone un impedimento para el 15%, y los motivos culturales son una razón muy residual: sólo un 4.5% la menciona.