viernes, 24 de mayo de 2013

El 67% de los CEO que proviene de Europa posee experiencia internacional

La carrera internacional no impulsa el ascenso directivo, pero sí ayuda a la adquisición de habilidades para ejercer como consejero delegado. Los de Europa Occidental son los que más se mueven por el mundo. Sólo el 29% de los dirigentes entrantes poseía un posgrado.
Las empresas de Europa Occidental resultaron las más punteras en 2012 en cuanto a la contratación de CEO con experiencia profesional en el extranjero. De hecho, el 67 % de estos directivos provenientes del Viejo Continente tenían experiencia profesional internacional. Es interesante en este aspecto que esta región es la única que suministra CEO al resto del mundo.

Ésta es una de las conclusiones del estudio sobre la figura de los consejeros delegados elaborado por la consultora Booz & Company. Además el informe revela que Brasil, Rusia e India muestran el volumen más alto de rotaciones. En 2012 se superaron las medias de rotaciones de los últimos cinco años de todas las regiones, excepto Japón. El mayor aumento se ha producido en Brasil, Rusia e India, con un incremento del 55%, mientras que en el período 2007-2011 fue del 15,4%, en 2012 alcanzó el 23,9%·

También el incremento de rotaciones en Europa Occidental, aunque es positivo, es el más bajo de todas las regiones, con excepción de Japón. Las rotaciones aumentaron un 3,5%, pasando del 14,2% en el periodo 2007-2011 al 14,7% en 2012. Y por último, la mayoría de nuevos CEO no ha cursado un MBA. Todos, excepto uno de los nuevos consejeros delegados nombrados en 2012, tienen graduación superior, pero pocos cuentan con un MBA o un doctorado. Sólo el 29% de los dirigentes entrantes en 2012 presenta un posgrado en su expediente y, tan solo el 9%, un doctorado. Se observa, sin embargo, que un MBA puede impulsar, aunque ligeramente, la carrera de un consejero delegado, ya que la media de edad del CEO con MBA es de 52 años, mientras que la de los que no habían cursado este tipo de posgrado es de 54 años.

"Convertirse en consejero delegado implica mucho más que “tocar la tecla adecuada”. El estudio demuestra que tener experiencia internacional o contar con estudios avanzados, como MBA, no son requisitos indispensables. Se trata más bien de adquirir las habilidades necesarias para la empresa y para su crecimiento de futuro”, explica Carlos Severino, vicepresidente de la consultora.