martes, 17 de junio de 2014

¿Qué son las entrevistas conductuales?

EntrevistasConductuales
Las entrevistas conductuales o por competencias son aquellas en las que el entrevistado debe demostrar sus habilidades y conocimientos a partir de ejemplos concretos basados en sus experiencias pasadas, es decir, que ha de justificar todo aquello que dice con sus propias conductas anteriores.

Así, en este tipo de entrevistas, es habitual que se solicite describir situaciones en las que, por ejemplo, hayas: enfrentado y resuelto un problema difícil; atendido a un cliente insatisfecho o conflictivo; recibido críticas por tus opiniones o tu desempeño; realizado exitosamente un trabajo en grupo; o estado en desacuerdo con tus jefes.

Cualquiera de estas experiencias, entre muchas otras que te podrían ser requeridas, hablarán sobre tu modo de actuar en el pasado ante situaciones similares a las que podrías experimentar en el nuevo puesto. Por ello, se considera que estas entrevistas permiten un mayor grado de exactitud a la hora de prever el comportamiento de un candidato.

Pero el entrevistador no se limitará a escucharte describir la anécdota sino que irá más allá solicitándote detalles para comprobar la veracidad de la misma, por eso es importante que te prepares para este tipo de entrevistas y seas capaz de transmitir tus experiencias con la mayor fluidez y claridad posibles.

¿De qué manera puedes prepararte para una entrevista conductual?
  • En primer lugar, analizando la oferta de trabajo para reconocer las habilidades o aptitudes principales requeridas e intentando recordar experiencias propias en las que puedas demostrar esas competencias.
  • Prepárate  una buena batería de experiencias para compartir. Intenta que no todas pertenezcan al mismo ámbito (ejemplo, trabajo, vida familiar, actividades sociales, universidad, voluntariados, etc.). También deberás ser capaz de relatar situaciones que no se hayan resuelto de manera favorable y explicar el modo en que reaccionaste ante esa circunstancias (ejemplo, errores, críticas, etc.).
  • Estructura tus anécdotas de la siguiente manera:
      • Situación (problema, tarea, circunstancia)
      • Acción (tú reacción ante el hecho y las acciones tomadas)
      • Resultado (por más que el resultado final no sea totalmente exitoso debes poder extraer algo positivo de él, ya sea un aprendizaje o una nueva manera de ver la circunstancia).
Resultará imposible que puedas anticiparte 100% a las situaciones que te serán planteadas; sin embargo, preparación y práctica son las claves para interiorizar el tipo de respuesta esperada en estas entrevistas y poder presentar experiencias que respalden tu modo de actuar y pensar.