martes, 14 de junio de 2016

Cuadrar las vacaciones: una de las tareas que más tiempo lleva a los directores de RRHH

En estas fechas son muchas las empresas que ya tienen distribuidos los días de vacaciones. Sin embargo, la gran mayoría lo han dejado hasta el último momento, y empiezan ahora a intentar cuadrar y satisfacer las necesidades de cada empleado. En Woffu confirman que "se trata de una de las tareas que más tiempo lleva a los directores de recursos humanos y que más conflictos genera”. 

El 85% tiene problemas para cuadrar las vacaciones
Según un análisis realizado por la consultora Ábaco Siglo XXI, el 85% de las compañías admite afrontar dificultades en el momento de distribuir los días libres. “Intentar complacer a todos los trabajadores en función de sus demandas cubriendo las necesidades de la empresa puede llevar al responsable una media de 10 minutos al mes por empleado. Por ejemplo, para una empresa de 100 trabajadores se superarían las 15 horas al mes dedicadas a esta tarea desde que se comienza a hablar hasta que todo queda cuadrado”, comentan desde Woffu. 

Conflictos entre trabajadores
Sin embargo, no sólo se trata de un problema de tiempo y de esfuerzo por parte de la compañía, sino que es generación de conflictos entre los trabajadores. “Cuando llega el momento de cuadrar las vacaciones, tienen lugar disputas, debates, etc., que crean un mal ambiente en la empresa y que ralentiza la productividad de la misma”, admiten desde Woffu. 
En empresas pequeñas, más problemas
Normalmente, se generan más problemas en aquellas compañías que son más pequeñas, con menos trabajadores, puesto que es más complicado cubrir la ausencia de un determinado perfil. Además, hay sectores en los que, por su actividad, no pueden permitirse cerrar durante un mes concreto. 

Planificar con antelación y flexibilidad
Lo ideal es que se planifique con la suficiente antelación. Hay que tener en cuenta los diferentes departamentos, la antigüedad de cada trabajador, los convenios, los calendarios, etc. Por otro lado, y teniendo en cuenta todo esto, es importante que los diferentes equipos de trabajo sean conocedores de las tareas de otros departamentos, con el fin de que la distribución de las ausencias sea más sencilla. Del mismo modo, es muy positivo dar más flexibilidad a la hora de que el empleado elija sus vacaciones, para que no se concentren todas en el mismo mes. De hecho, se estima que siete de cada diez trabajadores lo solicitan para la primera quincena de agosto. “Sin embargo, esto está cambiando en los últimos años y, cada vez más, se da más flexibilidad y se permite elegir periodos que van de junio a septiembre”, afirman los expertos de Woffu.